Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
OLIVIER CHATAIN | DIRECTOR GENERAL DE INDOSUEZ EUROPA

“Nuestro objetivo son los emprendedores”

El directivo del banco francés de inversión considera que España aún puede crecer más

Una sola voz, un solo mensaje. El banco francés Crédit Agricole lleva más de 140 años en una industria que se mueve con la precaución y el tiento de un funambulista en un vendaval. Por eso ha tardado cuatro años en cerrar un proceso de transformación estratégica que ha servido para renovar la entidad. Un cambio que tiene dos miradas. Lanza una marca única (Indosuez Wealth Management), que agrupa su negocio de altos patrimonios, y alinea sus filiales de gestión patrimonial para ofrecer a los privilegiados del dinero un servicio unificado. Todo esto lo contaba el lunes pasado, en las oficinas madrileñas de Crédit Agricole, un francés alto, de inglés pausado y traje azul. Olivier Chatain, director general de Indosuez Europa, sabe que el mundo le desafía: volatilidad en los mercados, riesgos geopolíticos y una riqueza que se halla en manos de emprendedores y filántropos. Un tiempo diferente en el que incluso los robots quieren gestionar las carteras. Porque todo se transforma; para lo bueno y lo malo.

Pregunta. ¿Después de los ataques de París ha notado algún cambio de actitud en sus clientes franceses? ¿Se han vuelto más conservadores con el dinero?

Respuesta. Es algo que nos ha afectado a todos y como sociedad estamos muy preocupados. Esto significa riesgo y es parte de nuestro trabajo proporcionar a los clientes servicios y soluciones. Notamos, desde luego, que la gente es más precavida en esta clase de escenarios.

P. Miremos 2016. Sé que no tiene una bola de cristal ¿pero cuál cree que será el mayor riesgo para la economía mundial y para sus clientes? ¿La volatilidad, la inestabilidad geopolítica?

R. Este tipo de cuestiones van más dirigidas al responsable de inversiones del grupo y prefiero no entrar en discusión sobre cuál será el resultado o el comportamiento de los mercados financieros. Pero desde luego diría que la volatilidad es parte del juego. Y nuestro trabajo es anticiparnos, estar cerca del cliente, guiándole, y sabiendo en todo momento qué nivel de riesgo puede asumir.

P. El banco asegura que la riqueza mundial se está trasladando hacia la región de Asia-Pacífico. ¿Continuará siendo así pese a los problemas de China?

Ahora mismo nuestra estrategia pasa por desarrollar América Latina

R. Ese movimiento es real, pero también hay que tener en cuenta que la mayor parte de la riqueza aún pertenece a Europa. Ahora mismo nuestra estrategia no pasa por desarrollar el mercado norteamericano pero sí América Latina. Entonces si sumamos ambos continentes —Europa y Latinoamérica— abarcamos casi todo el mundo. Sin duda Asia crece muy deprisa y puede ser un objetivo en el futuro.

P. Según la consultora BCG todos los días se actualizan más de un centenar de regulaciones. ¿Cómo afecta a su negocio?

R. Es verdad. Esos números son impresionantes. Significa que en este juego tienes que ser grande y profesional porque cuando trabajas y operas en diferentes países debes prever el impacto de todas estas regulaciones. Nosotros somos capaces de hacerlo. Puede ser complejo pero tenemos la capacidad de manejarnos bajo esa montaña de normas. Además esta regulación, como principio, va destinada a proteger al cliente.

P. España, Italia, Alemania... Cada vez más países establecen mayores controles a la salida de capitales. ¿Lo están notando?

R. No diría que existen más limitaciones. Los europeos tienen la libertad de abrir una cuenta bancaria en el país que quieran o trasladar sus activos entre distintos territorios siempre que el banco cumpla con la normativa. Eso sí, puede haber algunas regulaciones más estrictas que otras.

P. Su banco se dirige a clientes ricos y ultrarricos. El 1% de la población del planeta. ¿Cuál es su postura sobre la inequidad? ¿Contribuyen a ella?

Asesoramos a nuestros clientes ricos a la hora de gestionar su patrimonio pero también a estructurar su fundación filantrópica

R. Somos un grupo de ambición y presencia global. Nos centramos en la gestión de altos patrimonios pero trabajamos con todo tipo de clientes: corporativos, privados, familias... Cada uno con su nivel de ingresos. Pero nuestro principal objetivo son los emprendedores. La mayoría de estos chicos han empezado casi sin nada. Su riqueza es su creatividad. Pertenecen al mundo y a la comunidad. No estamos buscando a alguien que esté fuera del sistema. Otro nicho importante es la filantropía y los filántropos. Ellos son también parte del planeta en el que vivimos y queremos ayudarles.

P. ¿Es un propósito nuevo?

R. No. Llevamos años trabajando con ellos. Asesoramos a nuestros clientes ricos a la hora de gestionar su patrimonio pero también, por ejemplo, en la forma de estructurar su fundación.

P. Filántropos pero también emprendedores. Porque de las 200 personas más ricas del mundo, unos 140 pertenecen a esa clase de empresarios.

R. Cierto. Por eso los emprendedores son fundamentales. Además diría que forman parte de nuestra historia desde hace muchas décadas. Estamos involucrados en todas las facetas de su vida, ya sea laboral o personal. Como asesores de patrimonios elevados nos dirigimos a personas que pueden crear riqueza. Les ofrecemos asesoramiento antes de que esa riqueza sea cierta. Y les acompañamos siempre que nos necesiten.

P. ¿Se dirigen a algún tipo de emprendedor en concreto?

R. No estamos ligados a ningún sector en particular. Pero, la tecnología es clave. Porque todas las actividades están influenciadas por ella. Aunque a veces, en los ámbitos en los que no se espera una revolución, alguien surge y propone algo innovador y distinto. Para nosotros, emprendedor es una definición global.

P. ¿Dictará la tecnología quiénes serán los ganadores y los perdedores en la gestión de altos patrimonios?

“Nuestros clientes de elevadas rentas no están incidiendo mucho el tema tecnológico, aunque pronto o tarde lo harán

R. Desde luego la digitalización es básica. Indosuez es parte de un gran grupo. De hecho, Crédit Agricole está presente en 43 países del mundo. Estamos preparados para responder a los grandes retos. Pero ahora mismo nuestros clientes de elevadas rentas no están incidiendo mucho en ese tema, aunque pronto o tarde lo harán. La tecnología impacta en todos los sectores y es una revolución que no puede subestimarse.

P. Se habla mucho en la industria de las posibilidades del universo fintech, la tecnología aplicada a las finanzas. O sea, robots gestionando carteras y tomando decisiones de inversión. ¿Le da miedo un escenario así?

R. Sin duda está muy moda. Abres un periódico y siempre hay una historia que habla de fintech. Surge en todas partes. Cuando trabajas con grandes fortunas la relación personal resulta clave. Desde luego, como sabe, operamos con modelos matemáticos, pero al final del día quien toma las decisiones es una persona. No estamos buscando robots que remplacen el factor humano.

P. Pese a los siete años de crisis, ¿España sigue contando en el sector de los millonarios?

R. Sí. España es una economía muy importante en Europa. Es un mercado que posee aún una gran capacidad de crecimiento. Y por lo tanto tiene mucho interés para el grupo. En la medida que el banco va hacia una alineación de objetivos y estrategias, las plazas nacionales resultan cada vez más trascendentales. La apuesta por el mercado español es consecuencia del peso que tendrá la banca privada en su país.