Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Caixabank rechaza la oferta de Isabel dos Santos por Banco Fomento Angola

La decisión fue adoptada por unanimidad del consejo de administración del banco portugués BPI

El Consejo de Administración del banco portugués BPI, donde Caixabank es principal accionista, rechazó por unanimidad la oferta de la angoleña Isabel dos Santos para comprar el 10% del Banco Fomento Angola (BFA) por 140 millones de euros.

El BFA es propiedad en un 50,1% del BPI y el resto (49,9%) de la empresaria angoleña, hija del presidente de Angola. Es decir, que la compra del 10% la convertiría en accionista mayoritaria del banco. Todo el consejo de administración rechazó la oferta, aunque se ausentó la representación de Dos Santos.

El consejero delegado del BPI, Fernando Ullrich, presentó en el mismo día los resultados de 2015, con unos beneficios líquidos de 236,4 millones de euros, frente a las pérdidas de 163,4 millones de 2014. De esos beneficios, la mitad corresponden a su negocio con el BFA.

La empresaria angoleña posee el 19% del BPI y el 20% de los derechos de voto, el máximo admitido por los estatutos del banco. Por eso, Caixabank, con el doble de participación, tiene los mismos votos. El pasado año, Caixabank lanzó una OPA sobre la totalidad accionarial del banco con la condición previa de que el Consejo eliminara el límite de derechos de votos, a lo que Dos Santos se opuso. Para las decisiones fundamentales se requieren los dos tercios de los votos, por lo cual ni Caixabank puede hacer nada sin el consentimiento de Dos Santos, ni la empresaria nada sin la aprobación del banco español.

La confrontación de las dos posiciones, Caixabank y Dos Santos, fundamentalmente, siguió con la propuesta angoleña de fusionar el BPI con el BCP, cuyo mayor accionista es Sonangol, la sociedad petrolífera estatal angoleña, en manos, por tanto, de Eduardo dos Santos, presidente del país. La intención de fusión no pasó a mayores.

En estos momentos, el siguiente punto de fricción es la creación de una sociedad de los accionistas de BPI para aparcar ahí todos los activos africanos, es decir, las participaciones en Angola y Mozambique, y así esquivar la nueva reglamentación europea que obliga a garantizar el 100% del riesgo financiero en países fuera de las reglas bancarias de la Unión Europea. En la primera semana de febrero, los accionistas deberán votar esta idea a la que solo se opone Dos Santos.

La propuesta de la empresaria angoleña para este problema era que el BPI le vendiera el 10% del BFA y así, al tener una participación minoritaria, el banco portugués no tendría que asegurar el riesgo angoleño. Pero esta propuesta ha sido rechazada por unanimidad. La pugna continuará.