La justicia francesa condena a Uber a pagar 1,2 millones a los taxistas

Los conductores de la empresa estadounidense tienen la obligación de volver a la sede de la firma después de cada trayecto

La justicia francesa condenó este miércoles a la empresa Uber Francia a pagar una multa de 1,2 millones de euros a la organización Unión Nacional de los Taxis por fallar en la comunicación de las normas a sus conductores profesionales. En concreto, reprocha a la filial francesa del gigante estadounidense no trasladar a sus chóferes su obligación de volver a la sede entre una reserva y otra, algo que estipula la ley para evitar la captación de clientes en plena calle. Se trata de una nueva victoria judicial para los taxistas, que ayer vivían su segunda jornada de movilización contra las “derivas” de este tipo de empresas, en particular de Uber. El año pasado, Uber Francia ya tuvo que renunciar a su servicio Uberpop, que ponía en relación a particulares y que la justicia consideró ilegal.

La legislación que reglamenta la práctica de las empresas de vehículos con conductores profesionales, denominados en Francia VTC y principales competidores de los taxis, establece que estas solo pueden ejercer por reserva previa. Por ello no pueden quedarse aparcados en la vía pública y deben regresar a la sede de la empresa o a unos aparcamientos retirados entre un servicio y otro. Sin embargo, la Unión Nacional de los Taxis denunciaba la “ambigüedad de las consignas” de la empresa a sus conductores sobre este asunto, entre otros en algunos de sus vídeos institucionales colgados en la plataforma de Youtube.

El tribunal de comercio había ordenado ya en diciembre de 2014 a Uber Francia “retirar de sus soportes de comunicación toda mención que presentara como lícito el hecho de pararse, aparcar o circular en una vía abierta a la circulación pública a la espera de clientes sin ser titulares de una autorización reservada a los taxis”, so pena de ser multada. El juez de ejecución del Tribunal de Gran Instancia consideró este miércoles que “los vídeos examinados evidencian que se incita a los conductores a posicionarse en las zonas con mayor demanda y aceptar nuevos clientes cuando no se encuentran en un aparcamiento fuera de la vía pública”. Por ello condenó a la empresa a indemnizar con 1,2 millones de euros a la Unión Nacional de los Taxis.

La empresa Uber Francia reaccionó en un comunicado en el que aseguró que “cada correo electrónico, así como numerosos mensajes de textos y todos los soportes de información y de comunicación destinados a los conductores que usan la aplicación les recuerda esta norma”.

Los taxistas, muy movilizados contra la empresa Uber, obtienen así una nuevo motivo de satisfacción en los tribunales. En 2014, el tribunal correccional de París ya condenó a la filial francesa a una multa de 100.000 euros, elevada a 150.000 en apelación el pasado mes de diciembre, por “práctica comercial fraudulenta” por su plataforma de bajo coste Uberpop. Este servicio, que ponía en contacto a clientes con chóferes no profesionales, está prohibido en Francia desde enero de 2015 y Uber decidió suspenderlo en julio.

Más información