Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El valor de las viviendas de todo el planeta es de 150 billones de euros

Las propiedades inmobiliarias suman 200 billones de euros, una cifra que supera en 2,7 veces el PIB mundial

Si se suma el valor de todas las propiedades inmobiliarias que existían en el mundo en 2015, el resultado son 217 billones de dólares, unos 200 billones de euros, según el cálculo de la consultora internacional Savills. El 75% del valor total corresponde a residencial. El valor de las viviendas que hay en el mundo, calculadas en 2,5 miles de millones de hogares, alcanza un total de 162 billones de dólares, unos 150 billones de euros. Aunque China representa casi una cuarta parte del valor total, el 21% está en América del Norte, a pesar de que solo el 5% de la población vive allí.

La cifra superó en 2,7 veces el PIB mundial y representa aproximadamente el 60% del valor total de los principales tipos de activos de inversión convencional (acciones, bonos y oro). Según Yolande Barnes, directora de análisis global en Savills, "para contextualizar el dato, el valor de todo el oro extraído en el mundo es de aproximadamente seis billones de dólares. En comparación con el valor del inmobiliario, el oro palidece en una proporción de 36 a uno”.

La cifra pone de relieve el peso del ladrillo en las economías de todo el mundo. La actividad inversora y el aumento de capital para invertir han estado muy presentes en los principales mercados inmobiliarios, derivando en incremento de precios en muchos casos.

El análisis, recién publicado, incluye por primera vez las tierras de uso agrícola y forestal, estimado en 26 billones de dólares, de los cuales alrededor del 30% corresponde a inversión corporativa e institucional. La mayor parte de estas tierras, propiedad de entidades no inversoras, es para explotación y uso propio, especialmente en las economías emergentes donde se trata de un sector con gran potencial de desarrollo y de inversión.

Casi la mitad del valor total de activos de oficinas y centros comerciales se encuentra en América del Norte. Europa supone una cuarta parte, mientras que Asia y Oceanía contienen el 22%, dejando el 5% para América del Sur, Oriente Medio y África.

El valor de propiedades comerciales típicas de barrio, como talleres, espacios de trabajo, tiendas y locales de pequeñas empresas, no está incluido en el cálculo, ya que son casi imposibles de valorar a nivel global. No forman parte del universo de inmuebles comerciales de alta calidad que constituyen los mercados inmobiliarios terciarios, pero son componentes importantes de crecimiento económico y prosperidad, especialmente en mercados emergentes.