Selecciona Edición
Iniciar sesión

JPMorgan resuelve las demandas por la quiebra de Lehman

La mayor entidad por activos de EE UU compensará con 1.420 millones de dólares a los acreedores del banco de inversión

El derrumbe de Lehman Brothers sigue dando coletazos pasados más de siete años desde el inicio de la crisis financiera. JPMorgan Chase, el mayor banco por activos de Estados Unidos, llegó la pasada noche a un acuerdo que le permitirá resolver dos de los tres grandes litigios que tenía abiertos por la quiebra del banco de inversión. Para ello tendrá que abonar 1.420 millones de dólares.

La entidad que dirige Jamie Dimon actuó como principal prestamista de Lehman cuando más necesitaba de la liquidez para sobrevivir. El banco, sin embargo, empezó a retirar efectivo cuando vio que las cosas se ponían feas. Actuó así antes que otros acreedores. Los inversores acusaron así a JPMorgan de tomar ventaja de su posición privilegiada y le reclamaron 8.600 millones como compensación.

Los acreedores de Lehman Brothers ya sufrieron un importante revés legal el pasado mes de octubre, después de que un juez en Nueva York rechazara que el repliegue de JPMorgan fuera uno de los motivos por los que el banco de inversión acabó protagonizando la mayor quiebra en la historia corporativa de EE UU. Se convirtió así, además, en el epicentro de la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión.

La maniobra de JPMorgan, por tanto, no fue ilegal y eso puso la negociación de la compensación a su favor. El dinero pactado irá a la entidad que se constituyó tras la quiebra para recuperar el dinero con el que reembolsar a los inversores que quedaron atrapados. El pacto incluye la posibilidad de que el banco haga un pago adicional próximo a los 1.500 millones a los acreedores.

El remanente de Lehman Brothers demandó a JPMorgan en mayo de 2010 por abusar de su posición en los “últimos días” del banco de inversión. En su defensa, el equipo legal de Dimon recordó que en los días de pánico cubrió los huecos que quedarán al descubierto tras el pacto con Barclays, que se quedó con su división de corretaje, y eso benefició claramente a todos los acreedores.