Selecciona Edición
Iniciar sesión

¿Cómo ven la situación política española los analistas de EE UU?

La cadena televisiva CNBC discute sobre los efectos económicos del ‘impasse’ político

Al otro lado del Atlántico, los analistas miran a España y consideran que el impasse político es un factor de inestabilidad económica. El frenazo de la economía china y la caída del precio del petróleo acaparan la atención de la cadena de noticias económicas CNBC, perteneciente al grupo NBC Universal, que se pregunta qué pasara con la prima de riesgo española en el caso de no conseguirse un Gobierno estable.

“Hace dos años, con una crisis política como la actual, los mercados habrían clamado al cielo. Sin embargo, ahora, parecen no darle importancia. Pero, ¿qué pasará cuando ya no se hablará de China y la atención se dirigirá a la situación económica de los países del sur de Europa?”, pregunta el presentador de la CNBC. “Este es el problema”, contesta Antonio Barroso, asesor de Teneo Intelligence, un consultora con base en Nueva York, que añade: “Los problemas de España aumentarán cuando los mercados se darán cuenta de que el país ha hecho muchos ajustes durante la recesión, pero no los suficientes”.

La deuda creciente será el talón de Aquiles de la economía española, añade Barroso, aunque matiza: “No estamos hablando de Grecia”. El analista sostiene que, pese a la “decisión censurable de Rajoy del viernes”, el líder del Partido Popular hizo una jugada “astuta”, y concluye que en el contexto de incertidumbre política “nadie quiere ser responsable de un adelanto electoral”.

Advertencia de Bruselas

Bruselas ha advertido este lunes de los "riesgos" y de la "vulnerabilidad" que crea la elevada deuda pública española, de en torno al 100% de su PIB, un lastre que cree que acompañará al país en la próxima década salvo que tome medidas "significativas".

La Comisión estima que la tendencia al alza podría llegar a su fin este año, al marcar un 101,3% para después experimentar una ligera rebaja el siguiente ejercicio hasta el 100,4%, tal y como refleja en su informe trienal sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas de los Estados miembros. Sin embargo, las predicciones de Bruselas no son optimistas ya que estiman que España no logrará bajar su deuda pública del 100% hasta 2020 y que ésta seguirá en el 92% dentro de diez años.