Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Hacienda eleva a 30 millones la deuda reclamada a Microsoft España

La multinacional lleva a la Audiencia Nacional el primer pleito por el impuesto de sociedades

La Agencia Tributaria reclama a Microsoft Ibérica 30 millones de euros por el impuesto de sociedades de varios ejercicios. La filial estadounidense en España ya debía 11,9 millones de euros, pero el 8 de abril de 2015 Hacienda dictó una nueva liquidación por otros 18,6 millones de euros, por la que la deuda tributaria se eleva a 30 millones, según consta en las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Hacienda inició en 2012 un proceso de inspección del impuesto de sociedades de los años 2007, 2008 y 2009 de Microsoft Ibérica . El 5 de diciembre de 2014 la inspección comunicó a la sociedad un acta con propuesta de regularización por 18,4 millones de euros, frente a al que la sociedad presentó alegaciones. Posteriormente, el 8 de abril de 2015, se recibió un acuerdo de liquidación por 18,6 millones que la multinacional ha recurrido ante el Tribunal Económico Administrativo-Central (TEAC).

Esta liquidación se suma a la que la Agencia Tributaria dictó en 2011 por 11,9 millones de euros por el impuesto sobre sociedades de los ejercicios 2004 y 2005, que la empresa recurrió ante el TEAC, y que fue desestimada por este tribunal en noviembre de 2014, según figura en el documento al que ha tenido acceso este diario. No obstante, Microsoft Ibérica presentó un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional el 9 de enero de 2015, por lo que las cuentas no recogen ninguna provisión al respecto.

Resultados

La facturación se mantuvo plana pero los beneficios crecieron un 19%

Microsoft Ibérica cerró el último ejercicio fiscal (1 de julio de 2014 a 30 de junio de 2015) con una ligera disminución de la facturación del 0,7% respecto al ejercicio anterior, hasta los 166,7 millones de euros, según las cuentas registrada. El año no estuvo marcado por grandes lanzamientos puesto que Windows 10 apareció a finales de julio de 2015. Solo la aparición de la Xbox One, la videoconsola de nueva generación, mitigó esta ausencia de novedades en el catálogo de la empresa de Redmond.

En realidad, quien factura el grueso de las ventas del grupo estadounidense en España es la filial irlandesa, Microsoft Ireland. Microsoft Ibérica recibe una comisión por servicios de soporte en ventas, marketing y otros que es igual los costes incurridos más un porcentaje de margen. La filial española, así, recibió 116 millones en comisiones de Microsoft Ireland en 2014, un 10% menos que en el año anterior. Ese descenso se compensó por el aumento de ingresos por producto o asistencia técnica a clientes y servicios de consultoría.

Pese a la caída, el beneficio de Microsoft Ibérica aumentó un 19,2% de los 8,4 a los 10,02 millones de euros, y el resultado de explotación creció un 18,7% hasta los 16,5 millones.

La filial española del gigante tecnológico, dirigida desde el pasado 1 de julio de 2015 por Pilar Álvarez en sustitución de María Garaña, confía en cambiar la tendencia en el ejercicio siguiente. En su informe de gestión señala que prevé un incremento del 14% en los servicios de soporte de en ventas y marketing gracias a los nuevos productos lanzados al mercado como Windows 10. También espera un incremento del 3% de los ingresos de soporte de servicios de consultoría.

La empresa aumentó el número medio de personas empleadas durante el ejercicio a 616 desde las 639 del año anterior. Todos son empleados fijos.

Más información