García-Legaz sostiene que la incertibumbre frenará inversiones

"La inestabilidad nunca es buena", apunta el secretario de Estado de Comercio, que no cuantifica su pronóstico

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. EFE / VÍDEO: ATLAS

El Gobierno ha lanzado un vaticinio lúgubre: la inestabilidad y la incertidumbre sobre quién podrá formar el próximo Ejecutivo van a frenar el apetito de los inversores por España. Lo ha hecho por boca del secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. “Hay inversiones que se podrían haber materializado en los próximos meses que se van a retrasar” por la incertidumbre. “La inestabilidad política nunca es buena”, ha introducido García-Legaz, tres días después de que Mariano Rajoy declinara la oferta del Rey de someterse a una sesión de investidura.

 La voz del responsable de Comercio se sumaba a otras como las de la Unión Europea que, en un informe adelantado ayer por EL PAÍS, señalaba que “las dificultades para formar Gobierno podrían desacelerar la agenda de reformas y provocar una pérdida de confianza”. A pesar de estas palabras, García-Legaz, en repuesta a las preguntas de los medios de comunicación, no ha precisado cuánto dinero podría tardar en llegar o dejar de invertirse por el retraso que pronostica: “No se puede cuantificar. Es simplemente el resultado lógico de una situación en la que alguien que va a invertir puede plantearse si invierte ahora o dentro de unos meses. Es algo normal que a veces condiciona la situación política o económica y no es nada que deba sorprender”.

“No es grave”

Las palabras del secretario de Estado han ido más allá que las de José Luis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de España (antiguo Consejo Superior de Cámaras de Comercio). Bonet, que ha pronunciado una conferencia en un acto organizado por la Asociación Española de Directivos, ha reclamado antes de subirse al atril “un pacto que sea bueno”. Preguntado por si la situación estaba provocando ya una salida de inversiones, el empresario catalán ha respondido que “no es todavía un parón de una entidad realmente grave, pero sí es importante que cuanto antes se llegue a una solución para preservar la estabilidad”.

Ya en la conferencia, Bonet sí que ha admitido que hay riesgos “externos e internos”. “Lo que puede perjudicar más son los riesgos internos. Y eso es la política”, ha apuntado el presidente de la Camara de España.

Para conjurar ese riesgo, Bonet ha reclamado negociación y pactos: “Las elecciones han dejado una pluralidad de partidos que no tienen más remedio que llegar, a través del diálogo, a acuerdos. Pactando. ¿Quiénes? No lo sé, yo de esto no entiendo. Pero tienen que pactar, porque este país necesita estabilidad. Piensen que en Europa lo normal son pactos de este tipo y aquí pues tienen que pactar”.

Para facilitar ese pacto, García-Legaz, miembro del Partido Popular que dejó FAES para ser secretario de Estado, descarta que Mariano Rajoy tuviera que renunciar a ser presidente del Gobierno. “No es la solución”, zanja.

El secretario de Estado también ha querido subrayar que la actual situación se afronta desde la recuperación económica, en la que el PIB está creciendo “por encima del 3%”. “Esa situación política en otro contexto, hubiera sido mucho más difícil de manejar”, ha reiterado.

En su conferencia, Bonet no ha defendido abiertmente ninguna opción política, pero sí ha aplaudido las diferentes medidas adoptadas por el Ejecutivo de Rajoy en los últimos años para hacer frente a la crisis. “Hemos tenido suerte por una serie de razones que han ayudado a superar la crisis. Entre ellas, la acción económica del Gobierno, las reformas estructurales, la política de consolidación fiscal”. España, en opinión de Bonet, también “ha tenido suerte porque el turismo ha ido en estos años “como nunca” y por la marcha de las exportaciones. “Le hemos dado la vuelta a nuestro comercio exterior”, apuntó, en referencia a que la balanza de pagos al comienzo de la crisis era deficitaria y ya en 2014 y, probablemente, en 2015 acabará en terreno positivo, con la inestimable aportación del abaratamiento del crudo.

Más información