La inversión extranjera en España usa Holanda para eludir impuestos

Más de un tercio de los fondos recibidos desde 2008 corresponden a Países Bajos y Luxemburgo

Por Holanda y Luxemburgo pasa la mayor parte de la inversión extranjera que llega a España, según la estadística oficial del Ministerio de Economía. Los expertos explican que la mayoría de las multinacionales hacen parada en Países Bajos para aprovechar sus ventajas fiscales antes de desembarcar en España. “Son escalas con fines tributarios”, explica José María Peláez, inspector de Hacienda. De hecho, un 60% de la inversión foránea procede de estos territorios. Un dato ilustra bien la mecánica: desde que estalló la crisis, el 77% de la inversión estadounidense en nuestro país ha llegado a través de estos dos países.

pulsa en la foto

Desde que eclosionó la Gran Recesión y agujereó el sistema financiero mundial, en 2008, España ha recibido casi 150.000 millones de euros procedentes de otros países, el equivalente al 15% del PIB, según la estadística de flujos de inversión bruta de Datainvex elaborada por el Ministerio de Economía. De esta cantidad, casi 60.000 millones proceden de Holanda y Luxemburgo. Junto a Reino Unido, son los países con mayor inversión directa en España entre 2008 y el tercer trimestre de 2015. Una anomalía teniendo en cuenta el tamaño económico de estos territorios. “Holanda tiene una política fiscal muy atractiva para las multinacionales”, explica José María Peláez, inspector de Hacienda del Estado y experto en el blanqueo de capitales.

Según la revista Fortune, 220 de las mayores empresas estadounidenses tienen filiales en Holanda. Más de 200 multinacionales estadounidenses también tienen filiales en Luxemburgo. Google, Amazon, Starbucks, McDonalds o Pepsi son solo algunas de estas compañías que han localizado su centro de operaciones en Europa en estos territorios. Desde allí controlan las filiales del resto de países europeos. “Aunque tienen un impuesto de sociedades alto, ofrecen ventajas a los denominados holding por las que reducen al mínimo la tributación de las plusvalías y de los dividendos que obtengan de sus filiales en otros países”, abunda Peláez que describe cómo operan estas compañías.

Un régimen fiscal que agoniza

España tiene sus propios instrumentos para atraer la inversión de empresas extranjeras. Las entidades de tenencia de valores extranjeros, ETVE, es un régimen creado en 1995 para incentivar la llegada de multinacionales a España, gracias a una tributación privilegiada. Durante años este sistema que permite que las inversiones que realicen las empresas no tributen ni cuando entran ni cuando salen atrajo a España a empresas como Exxon Mobil, Vodafone, Pepsi, American Express o Hewlett Packard. Pero este sistema está en decadencia por la afloración en otros países de sistemas más favorables.

Entre 2001 y 2007, cerca del 40% de la inversión extranjera en España llegaba a través de ETVE. Pero entre 2008 y 2014 solo el 24% de las inversiones foráneas llegó a través de este régimen. Además, en 2014 la inversión se redujo hasta un 4% del total, poco más de 1.295 millones, cuando 15 años antes alcanzaba los 20.000 millones.

La multinacional estadounidense crea una sociedad en Holanda que actuará de matriz del resto de las filiales de la marca en otros países europeos. Los beneficios que consigan estas delegaciones pasan a la matriz que apenas tendrá que tributar por ellos. Si quiere deshacerse de alguna filial, por ejemplo, vendiéndosela a la firma nodriza de EE UU, tampoco le supondrá una gran carga fiscal. El sistema holandés, que tiene muy desarrollado los acuerdos de doble imposición, intercambio de información y acuerdos de inversión con otros países, también ofrece beneficios fiscales para los gastos financieros. Lo que favorece operaciones de préstamos entre matrices y filiales para rebajar la factura fiscal.

Tal es el entramado tributario que ofrece Holanda, que uno de los instrumentos de elusión fiscal más conocido recibe el nombre de “sandwich holandés”, por el que las multinacionales se benefician, además, de acuerdos preferenciales que mantiene con algunos paraísos fiscales, como las Antillas Holandesas.

Precisamente, España ha recibido más de 1.330 millones de euros procedentes de paraísos fiscales, según la estadística oficial. Entre estas jurisdicciones, Jersey es el territorio de donde más dinero salió hacia España desde 2008. Entre enero y septiembre del año pasado, fuero las Islas Vírgenes Británicas, desde donde llegaron más de 50 millones. Este gran flujo de dinero desde los paraísos se explica porque la mayoría de las grandes compañías españolas tienen filiales en estos territorios para sus operaciones internacionales, porque así los exigen algunos de los contratistas foráneos. Aunque también hay quien se lleva el dinero fuera para ocultarlo del control del fisco o para esconder el origen ilícito de esos fondos.

La estadística del Ministerio de Economía ofrece la información de la inversión extranjera diferenciando países de tránsito y países donde tiene el origen real de la inversión. Según la inversión última, que muestra el inversor final, Reino Unido es el país de donde más fondos ha recibido España durante la crisis. Estos flujos de inversión están muy relacionados con la actividad financiera y tienen a la City londinense como origen.

Más información