Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Caixa allana la posible venta del 17% de Bank of East Asia

Modifica un acuerdo que le impedía vender su paquete accionarial sin el visto bueno del consejo

La Caixa ha decidido desbloquear la posible venta de su paquete de acciones en Bank of East Asia (BEA), del que es su segundo accionista con un 17,24% del capital. El banco chino comunicó la pasada semana a su regulador dos cambios relevantes en el acuerdo estratégico de inversión que selló en 2009 con la entidad catalana y que blindaba a BEA ante una posible opa hostil.

Según el acuerdo de 2009, La Caixa no podía vender su paquete de acciones si no contaba con el beneplácito del consejo de administración del banco, controlado por la familia Yi. Criteria, el holding de participadas de La Caixa, instó a modificar esa condición tras adquirir en diciembre el paquete de BEA a CaixaBank, una operación interna en la que también transfirió a su matriz el 9% de Grupo Financiero Inbursa por un importe conjunto 2.651 millones de euros.

Criteria gana así margen para rotar su cartera de participadas, al ser posible ya la venta de las acciones en el banco de Hong Kong, su puerta de entrada a China. “El criterio inversor de CriteriaCaixa es el de creación de valor a largo plazo y la participación en BEA se incluye en ese criterio”, señaló Criteria a través de un comunicado, sin desvelar intenciones ante una posible oferta.

Valorado en 2.200 millones

BEA es actualmente uno de los pocos bancos independientes de Hong Kong en los que los analistas consideran factible una opa. Las oportunidades son tan escasas que se han llegado a realizar operaciones valorando las entidades en dos veces su valor en libros. CaixaBank contabilizó en 2.200 millones de euros su paquete en BEA en sus cuentas del tercer trimestre del pasado año.

La familia Li, que tiene una participación minoritaria en el banco, ha intentado blindarse ante una operación hostil y en los últimos años ha dado entrada a socios mediante colocaciones privadas de capital. Es el caso de CaixaBank y del principal accionista, el japonés Sumitomo Mitsui. Con el acuerdo de 2009, La Caixa también estaba obligada a seguir las recomendaciones del consejo, en el que se sienta Isidre Fainé, cada vez que se decidía una ampliación de capital, el otro punto que ahora Criteria ha decidido anular.

Esa política de bloqueo ha generado el malestar de otros accionistas que veían como su participación se diluía y limitaba los precios de venta de sus paquetes. Es el caso del fondo de inversión americano Elliot y el banco malayo Guoco, que van de la mano y que controlarían alrededor de un 20% del banco si se tienen en cuenta sus respectivas participaciones. La protección del actual consejo de administración de BEA y la supuesta falta de transparencia de éste al realizar las colocaciones privadas de acciones provocaron que Elliot presentara una denuncia contra los miembros del consejo del BEA.

Pese a que el futuro de Criteria como accionista es incierto, CaixaBank manifiesta señala su intención de mantener su posición como socio estratégico en China. Ha puesto en marcha un negocio de crédito al consumo para la comercialización de vehículos junto a BEA y Brilliance y esta semana se incorporó de forma indirecta al China International Payment System (CIPS), una cámara de compensación electrónica para facilitar el uso global del renminbi (o yuan), la moneda local china.