Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los banqueros pierden su aura en Davos en favor de las tecnológicas

La seguridad en la Red y la nueva industria centran los debates en el foro helvético

El hotel Belvedere de Davos, uno de los más grandes y lujosos de la estación suiza, alberga varias cenas cada noche durante los días que se celebra el Foro de Davos, muchos de ellos eventos informales y relajados para reforzar las relaciones personales entre los ejecutivos. No fue lo que sucedió en la cena organizada por Morgan Stanley. La invitación ya especificaba la obligación de vestir traje y corbata, la velada arrancó con un discurso de su presidente, James Gorman, de 15 minutos y sucesivas intervenciones de directivos del banco, como si fuera una cena en Nueva York. Los bostezos se sucedían con poco disimulo y la gente empezó a marcharse antes del postre.

“Antes éramos los reyes de Davos, todo el mundo quería venir a nuestras fiestas y éramos convocados a todos los debates para dar nuestra opinión. Hoy las estrellas de Davos son las firmas tecnológicas”, se quejaba un banquero de la firma estadounidense. El lamento quizás sea algo exagerado: solo un fondo de inversión es capaz de ofrecer a sus invitados una actuación privada del actor Kevin Spacey como hizo esta semana Skybridge Capital. Pero revela un cambio significativo en el sistema de castas que hasta ahora dominaba la cumbre helvética. Para bien y para mal, la crisis financiera propició un notable protagonismo del sector financiero y de los banqueros centrales, hacia donde se dirigían todas las miradas en las últimas reuniones. El tema elegido para esta cita, la cuarta revolución industrial de manos de la tecnología, también ha propiciado el cambio de roles. “Es verdad que tenemos un problema de reputación que nos afecta y eso nos resta credibilidad”, confesaba a un cliente uno de esos banqueros. Los grandes debates a puerta cerrada también giraban en torno a la tecnología y la seguridad, en los que han participado activamente los españoles César Alierta, presidente de Telefónica, y Luis Maroto, el primer ejecutivo de Amadeus.

Las tecnológicas han aportado el mayor cambio de este año al paisaje de Davos. Las tiendas que pueblan la calle principal de la estación, Promenadestrasse, han sido tomada estos días por las firmas de innovación. Facebook, Microsoft, Salesforce, SAP, Accenture, Infosys,… copaban los espacios que días antes estaban llenos de ropa deportiva, calzado o ropa interior con espacios temporales en los que relacionarse con sus clientes. Los banqueros han seguido recluidos en las grandes suites de los hoteles para celebrar las reuniones.