Selecciona Edición
Iniciar sesión

Altadis rechaza ayudas de Industria y confirma el cierre de Logroño

El ministro José Manuel Soria se reúne con responsables de la tabacalera, que han reiterado la "inviabilidad de la fábrica"

La intervención del Gobierno no ha servido para frenar el cierre de la fábrica de cigarrillos que Altadis tiene en Logroño. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria,se ha reunido este viernes con el presidente de la tabacalera, Juan Arrizabalaga, y le ha ofrecido las ayudas de las que dispone su departamento para "reconsiderar el cese de actividad" anunciado.

Pero Arrizabalaga no ha cambiado de opinión y se ha reafirmado en su decisión ante Soria, según un comunicado del propio Ministerio. El presidente de Altadis "ha detallado al ministro las razones que han llevado a la empresa a adoptar esta decisión". Según ha explicado el representante de la compañía en la reunión, toma esta decisión por la "compleja situación existente en el mercado, caracterizada por una drástica caída en los volúmenes de ventas durante los últimos años".

Tras estas palabras están dos factores, según expuso Altadis el día que anunció el cierre: "La presión regulatoria sobre el tabaco y el considerable aumento del comercio ilícito, provocado en gran medida por la situación de crisis económica y cuyo índice se estima actualmente en el 10,6% de las ventas legales".

El cierre y los ajustes en ventas y finanzas de Altadis se llevarán por delante 471 empleos, de los 1.021 que integran ahora su plantilla. Los trabajadores han comenzado tres jornadas de movilizaciones que culminarán el sábado por la tarde con una manifestación de protesta por las calles de Logroño.

Los 21 miembros del comité de empresa se encerraron en la fábrica la tarde del jueves para pasar la noche; han hecho lo mismo hoy y pedirán al resto de compañeros que se unan. "Vamos a intentar por todos los medios que no se cierre", explicó el jueves el delegado sindical de CSIF Daniel Varona, que se queja de que la decisión se ha tomado a pesar de que la empresa tiene beneficios.

La fábrica de cigarrillos de Logroño será la última en bajar la persiana tras un largo viacrucis por parte de Altadis. Tenía 12 fábricas en España en 1999. Desde ese año, las ha ido cerrando progresivamente. Y la última cesará su actividad en junio de este año. En total, 6.000 personas han perdido su empleo en las fábricas de tabaco en estos 17 años.

Más información