Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La época de oro del aguacate

El fruto mexicano registra exportaciones y producción histórica mientras su consumo se consolida en Estados Unidos

Al aguacate lo llaman el oro verde en Michoacán (oeste de México) y a un cargamento de este fruto se le valora más que a cualquier metal. La producción y las exportaciones del aguacate mexicano en el último año han ascendido de forma histórica a causa de su consolidación en el mercado estadounidense. El éxito de su comercialización ha coincidido con un ligero descenso de la extorsión por parte del crimen organizado en la región que lo produce.

El fruto verde vive una época de oro. En 2015, la producción de aguacate en México fue de 1,6 millones de toneladas, un 6,6% más que el año anterior, según datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Las exportaciones sumaron 774.600 toneladas valuadas en 1.500 millones de dólares, un crecimiento del 13% en solo 12 meses. El 90% de los aguacates que salen de México llegan a Estados Unidos, aunque países como Japón y Canadá también han incrementado su apetito por él.

Hace 10 años comprar aguacates en Estados Unidos era un lujo que solo podía hallarse en supermercados especializados en las grandes ciudades y a un coste de cinco dólares por pieza. La popularidad del guacamole —cuyo ingrediente estrella es el fruto mexicano— y la expansión de la distribución del aguacate por todo el territorio estadounidense lo han acercado a los consumidores en los 50 Estados del país. Ahora, la unidad puede encontrarse en casi cualquier supermercado a poco más de un dólar. El 78% del aguacate que se consume en Estados Unidos es importado de México, según la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM) .

El monumento al aguacate en Tancítaro (Michoacán).

El triunfo del oro verde ha llevado a los 15.000 productores y las 42 empresas exportadoras a aliarse en un frente: Avocados from Mexico. En 2013, los exportadores se agruparon en esta organización para posicionar al aguacate mexicano en el mercado estadounidense. “Los aguacates mexicanos son siempre de temporada y frescos, fácilmente se pueden incluir en las dietas de los estadounidenses y juegan un papel significativo en la mejora de la ingesta nutricional”, ha expresado Álvaro Luque, director de Avocados from Mexico.

La culminación de esta estrategia fue un anuncio de 30 segundos en la Superbowl de 2015 que ha llevado a duplicar las exportaciones en las semanas previas al gran partido de la final de fútbol americano de 2016. Avocados from Mexico espera llevar a Estados Unidos 100.000 toneladas de aguacate en las próximas semanas para convertir al fruto en uno de los alimentos protagonistas de la gran fiesta de la NFL del próximo 7 de febrero.

La tierra en Michoacán es volcánica y los árboles de aguacate dejan caer sus frutos en todas las estaciones del año. En los últimos años, la región se convirtió en el botín para extorsionadores que vieron en los productores de aguacate una jugosa fuente de dinero. La autoridades mexicanas estiman que en 2008 el crimen organizado obtenía hasta 53 millones de dólares al año atacando al sector. Durante el conflicto, que llevó a varias comunidades a armarse y organizarse en las autodefensas, las cosechas del fruto verde no descendieron y continuaron su paulatino ascenso. Tancítaro, un municipio de 30.000 personas al oeste de Michoacán, ha resistido los embates más duros de la violencia de los últimos años y ha mantenido en pie un monumento al aguacate y su producción de oro verde.