Industria ofrece ayudas a Altadis para que no cierre su fábrica de cigarrillos

Los trabajadores se movilizan contra el cierre de la planta y convocan una manifestación el sábado en Logroño

El Ministerio de Industria ofrecerá este viernes ayudas para mejorar la competitividad y planes de reestructuración a Altadis para evitar el cierre de su planta de La Rioja, la última fábrica de cigarrillos que la tabacalera mantiene abierta en España y cuya plantilla está formada por 471 empleados fijos. Así lo aseguró este jueves el presidente riojano, José Ignacio Ceniceros, después de reunirse en Madrid con el ministro de Industria, José Manuel Soria.

Mientras, los trabajadores han comenzado tres jornadas de movilizaciones que culminarán el sábado por la tarde con una manifestación de protesta por las calles de Logroño. Los 21 miembros del comité de empresa se encerraron en la fábrica la tarde del jueves para pasar la noche; harán lo mismo el viernes y pedirán al resto de compañeros que se unan. "Vamos a intentar por todos los medios que no se cierre", explicó el delegado sindical de CSIF Daniel Varona, que se queja de que la decisión se ha tomado a pesar de que la empresa tiene beneficios.

El pasado martes, la compañía de origen hispanofrancés (nacida de la fusión de la española Tabacalera y de la francesa Seita) y propiedad de la británica Imperial Tobacco, anunció un "plan de reestructuración en sus áreas de Finanzas y Ventas, y de Producción" que incluye el cierre de la planta de Agoncillo, a 18 kilómetros de Logroño, el próximo 30 de junio.

La compañía aduce una pérdida de eficiencia y competitividad por culpa de la presión fiscal sobre el tabaco y el contrabando: Altadis ha sufrido una caída de ventas volúmenes de cigarrillos de más del 45% en los cinco últimos años en España. La oferta de la compañía contempla que 180 trabajadores puedan acogerse a la prejubilación y bajas incentivadas "con una indemnización superior a la legalmente establecida" para los 291 trabajadores fijos restantes.

"Vamos a luchar de manera conjunta para que la fábrica permanezca en La Rioja y también hemos previsto ofrecer ayudas y planes de viabilidad", dijo Ceniceros tras reunirse con el ministro de Industria en la feria internacional de turismo Fitur que se está celebrando en Madrid. El presidente de La Rioja añadió que Soria ya ha mantenido contactos con la embajada británica y con la dirección de la empresa, a cuyos responsables ha planteado ayudas para mejorar la competitividad y planes de reestructuración, los cuales se concretarán en la reunión de hoy.

Los representantes de los trabajadores advierten del grave impacto económico del cierre de la fábrica riojana, pues a los 417 trabajadores de plantilla hay que sumar en torno a un centenar más de empleados externos (de limpieza y seguridad, entre otros) y un buen número de empleos indirectos, sin ir más lejos, el de los camioneros que transportan el tabaco.

Si finalmente cierra el próximo junio la fábrica de La Rioja —donde se fabrican marcas de tabaco como Fortuna—, Altadis ya no contará con ninguna fábrica de cigarrillos en España, tan solo mantendrá abierta una planta en Santander donde se fabrican cigarros puros y puritos. En 1999, la compañía tenía 12 fábricas repartidas por todo el país.

Más información