El caso de Kerviel, el ‘bróker’ de Société Générale, vuelve a los tribunales

El Tribunal de Apelación de Versalles reexamina la responsabilidad del agente de Bolsa, que causó pérdidas multimillonarias a la entidad gala

El escándalo de Société Générale por el antiguo agente de bolsa Jérôme Kerviel vuelve a los tribunales ocho años después de los hechos. Kerviel, condenado a cinco años de cárcel, tres de ellos firmes, por provocar pérdidas de 4.900 millones de euros al banco, no ha cesado de denunciar que su jerarquía estaba al corriente de sus operaciones. El tribunal Supremo le dio en parte la razón al anular en marzo de 2014 la condena a reembolsar la totalidad de esta vertiginosa suma y reclamar un nuevo juicio civil para examinar las responsabilidades del banco. Este se abrió ayer ante el Tribunal de Apelación de Versalles, antes de ser suspendido hasta el próximo día 29. El Tribunal anunciará entonces si sigue adelante o si espera a una posible revisión del juicio penal, como lo ha reclamado a principios de la semana la defensa de Kerviel.

El último capítulo se abrió este lunes cuando la defensa de Kerviel reclamó la celebración de un nuevo juicio penal, en base a un nuevo testimonio a su favor. Se trata del de la investigadora de la brigada financiera Nathalie Le Roy, quien afirma haber sido "manipulada" por el banco cuando trabajaba sobre el caso. Una comisión de revisión debe anunciar el próximo 21 de marzo si da seguimiento a la solicitud de revisión.

Le Roy incluso grabó clandestinamente una conversación que mantuvo en junio de 2015 con la antigua fiscal adjunta Chantal de Leiris, encargada en su momento de seguir el caso para el ministerio público. En los extractos filtrados el domingo al digital Mediapart y al diario 20 minutes, de Leiris comparte su impresión de haber sido instrumentalizada y apunta a las presiones de su superiores por no cuestionar la versión de la institución bancaria. "Cuando habla del caso, todo el mundo que está un poco en el mundo de las finanzas se ríe, saben perfectamente que la Société Générale sabía. Es evidente", indica en un momento de la discusión.

En este contexto se abría ayer el juicio civil ante el Tribunal de Apelación de Versalles, que debe determinar las indemnizaciones imputables a Kerviel y a la Société Générale. Nada más abrirse la audiencia, la defensa de Kerviel pidió su suspensión a la espera de la posible revisión del juicio penal. "La culpabilidad de Jérôme Kerviel se presenta como definitiva. Pero sabemos que la pone en duda unas demandas en curso [contra el banco] y esta solicitud de revisión", señaló el abogado David Koubbi. El tribunal levantó la sesión hasta el próximo 29 de enero para examinar la cuestión.

Cinco años de cárcel

En su fallo de marzo de 2014, el tribunal Supremo confirmó la condena a cinco años de cárcel para Kerviel, tres de ellos firmes, al considerar probada su culpabilidad por abuso de confianza e introducción de datos fraudulentos en un sistema informático. Pero anuló su vertiente financiera, la del reembolso de la totalidad de las pérdidas, al estimar que si la Société Générale había fallado en sus mecanismos de supervisión no podía optar a ser indemnizada en su totalidad. La Comisión Bancaria francesa ya había condenado al banco en julio de 2008 a 4 millones de euros por las "graves carencias" de su controles internos en el caso.

Con el nuevo juicio civil, se abre así la puerta a un reparto de responsabilidades, cuando el banco siempre se ha presentado como víctima de su empleado. En 2009 y en 2010 recibió de hecho 2.000 millones de euros por parte del Estado como reembolso acordado a las empresas víctimas de fraude. De ser reconocida su responsabilidad en las pérdidas, el diario Le Monde apunta a que podría tener que restituir parte o la totalidad de esta ayuda.

Más información