Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Estados Unidos registra la segunda tasa de inflación más baja en medio siglo

La caída de precios en diciembre deja el incremento anual en el 0,7% y podría atrasar la próxima subida de tipos hasta junio

Si el mercado buscaba un argumento para decirle a la Reserva Federal que se equivocó al subir los tipos de interés hace un mes, lo encontró en el dato de inflación de diciembre. Los precios en Estados Unidos cayeron una décima el mes pasado, por el abaratamiento de la energía, y eso colocó el alza para el conjunto del año en el 0,7%. Se trata del segundo menor incremento en 50 años y eso podría llevar a la Fed a saltar el encuentro marzo para el próximo incremento.

Es la primera caída mensual de precios desde septiembre y cogió por sorpresa a los operadores del Wall Street. Es, sin embargo, una buena noticia para el consumidor si se observa que el precio de la gasolina bajó en diciembre un 3,9% y un 7,8% los combustibles para calefacción. El coste de los alimentos lo hizo un 0,2%. También se redujo el alquiler, un 0,5%. Incluso descontando los elementos volátiles del índice se dio un paso atrás, al subir los precios un 0,1% en el mes.

La inflación subyacente, que excluye energía y alimentos, está en el 2,1%, lo que estaría dentro de los niveles de tolerancia que guían la política monetaria en EE UU. Los analistas creen que esto es positivo, porque muchos hogares están utilizando el dinero que no se gastan en gasolina a reducir deuda o en grandes compras, como la de un coche. Pero estos ahorros no se ven reflejadas en el comercio.

Wall Street está viviendo el peor arranque del año de la historia y este enero va camino de quedar también como el octavo peor mes en los registros. Las incógnitas sobre el crecimiento en China y el desplome en el precio del petróleo, con el barril de referencia en EE UU luchando por mantener los 27 dólares, hacen que los mercados vayan sin rumbo. Pero también se debe a factores económicos internos.

Este miércoles se conoció que las construcciones de vivienda cayeron un 2,5% el en diciembre, hasta los 1,15 millones de unidades. Los operadores del parqué temen que el sector inmobiliario haya tocado techo y ven difícil que se pueda alcanzar los 1,4 millones de unidades que se registraron antes del desplome hipotecario. El alza de tipos podría representar un obstáculo adicional hacia ese objetivo.

EE UU crece a un ritmo que la propia Fed califica en su Libro Beige de entre “modesto y moderado”. La actividad económica y el alza en la contratación no avanzan con la fuerza suficiente para crear tensiones inflacionistas, mientras el sector del comercio tira de los descuentos para tratar de quitarse el inventario de encima. Las inusuales altas temperaturas este invierno también afectan a los precios.

La próxima reunión de la Fed se celebrará el 26 y el 27 de enero próximos. Hasta ahora los miembros del banco central vieron posible que se produjeran hasta cuatro incrementos de un cuarto de punto este 2016, lo que implicaría un nuevo alza tras el encuentro del 15 y 16 de marzo que incluye rueda de prensa. Pero las turbulencias en el mercado y la baja inflación podrían trastocar ese plan hasta junio.

El acta de la reunión de diciembre, de hecho, puso en evidencia la preocupación de varios integrantes de la Fed con la debilidad de precios. Por eso dejaron claro que se necesitaban más pruebas del lado de la inflación para poder seguir adelante con el proceso de normalización de la política monetaria. Janet Yellen, su presidenta, opina que los factores que lastran la inflación son transitorios.