Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La portuguesa TAP amplía un 16% los vuelos con España

A partir de julio conectará Lisboa con la ciudad de Vigo

TAP estrenará en julio los vuelos entre Lisboa y Vigo, siendo esta la novena ciudad española con servicios de la línea aérea portuguesa, que se encuentra en pleno proceso de reorganización con la entrada de inversores privados.

La nueva estrategia de TAP -que también aumenta las conexiones con Brasil- pasa por un crecimiento del 16% en los vuelos a las ciudades españolas de Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Bilbao, Valencia, Oviedo, Coruña y ahora Vigo; aunque, por otro lado, suprime la conexión entre Oporto y Barcelona.

En junio, el Gobierno conservador de Passos Coelho adjudicó el 61% de TAP al consorcio formado por el portugués Humberto Pedrosa (Transportes Barraqueiro) y el brasileño-americano David Neeleman (dueño de la aerolínea brasileña Azul). Los socios ya han inyectado en la empresa -fuertemente endeudada- más de 300 millones de euros y encara la renovación de la flota con 53 Airbus.

La llegada en noviembre de un Gobierno socialista, que prometió a los electores que la mayoría de TAP seguiría en manos públicas, no ha paralizado los planes de cambio de la empresa dirigida desde hace 16 años por Fernando Pinto. En estos días, el Gobierno busca la fórmula para cumplir su promesa, pero aceptando que las decisiones ejecutivas continúen en manos privadas, tal y como ha reconocido hoy miércoles el ministro de Infraestructuras. En su comparecencia en el Parlamento, el ministro Pedro Marques ha subrayado la necesidad de tener un socio privado por la descapitalización de la empresa, y por las dificultades que Bruselas pone a los Estados para inyectar dinero público en las empresas aéreas.

Mientras continúan las negociaciones entre Estado y los socios privados, TAP ha anunciado que en marzo pone en marcha el servicio Express con 17 nuevos aviones (en sustitución de Portugália Airlines), en una estrategia similar a la que siguió IAG al comprar Iberia.

Aún se desconocen los precios para volar de Lisboa a Vigo, pero sí los del próximo puente aéreo Lisboa-Oporto, que competirá por precio con el tren (39 euros), en frecuencia (16 servicios entre 6.30 y 22.30) y rapidez (habrá un embarque diferente).

El pasado año, TAP registró más de un millón de pasajeros en sus comunicaciones entre los dos países de la península ibérica, con un crecimiento cercano al 8%.

Más información