Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sánchez Galán: “España vuelve a estar en la agenda de Davos”

Los empresarios españoles afrontan cuestiones sobre el futuro político y económico del país

Después de años fuera del radar de riesgos y preocupaciones oficiosas del Foro Económico Mundial, celebrado en Davos, "España vuelve a estar en la agenda" entre los directivos y responsables económicos que dirigen la economía mundial y que cada año se reúnen por estas fechas en la estación suiza. Lo explicaba muy gráficamente este miércoles el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán: "Hace cuatro años España estaba muy presente en la agenda de Davos, había mucha preocupación. Luego dejo de estar y ahora vuelve a estarlo aunque de forma moderada, sin alarmismos", explicaba en un corrillo con periodistas.

España vuelve a ser un tema de conversación en esta reunión, por la incertidumbre en torno a la formación de Gobierno y su posible impacto sobre la recuperación. Los medios internacionales vuelven a preguntar a los ejecutivos españoles por la situación española y en las cenas, en los debates a puerta cerrada y las charlas de café la pregunta sobre el futuro del país es inevitable.

"Te preguntan antes de venir aquí y te preguntan cuando llegas. Les decimos que esperamos un Gobierno de coalición y que confiamos en que irá todo bien", dice otro empresario español recién aterrizado desde Madrid. Quizás eso explica que, a última hora, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, haya decidido acudir a la cita da Davos, donde no está prevista su intervención en la agencia oficial de la cumbre.

En una entrevista con Bloomberg TV, el comisario para Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha confiado en la rápida formación de un nuevo Ejecutivo que pueda corregir las desviaciones que recoge el actual Presupuesto para 2016. "El Gobierno actual no tiene legitimidad para presentar un nuevo presupuesto", por lo que subrayó la necesidad de "encontrar una solución" a la situación política española ya que, de nuevo, la incertidumbre puede jugar una mala pasada. "La economía española lo está haciendo bien en términos de crecimiento pero en términos de finanzas públicas tiene que quedar claro que hay que cumplir las reglas", concluyó