El temor a un frenazo económico y el petróleo sacuden las Bolsas

Las grandes plazas europeas bajan más del 3% ante la preocupación global por el crecimiento económico y el desplome del crudo. El Ibex pierde el 3,2%, hasta niveles de julio de 2013

Las Bolsas viven hoy una jornada negra. Las grandes plazas europeas han sufrido un duro varapalo con caídas de entre el 3% y casi el 5%. Los mercados de EE UU tomaban el relevo. Llegaron a rondar caídas del 3%, aunque cerraron finalmente con bajadas más moderadas, cercanas al 1%. Las dudas sobre el crecimiento económico mundial a las que ya puso cifras el FMI —rebajó dos décimas las previsiones para 2016 y 2017— llevan a los inversores a buscar refugio en inversiones estables, como el oro o la deuda pública. El petróleo ya no es un valor seguro y sigue su descalabro este miércoles, hasta niveles de junio de 2003, lo que arrastra a pérdidas a las cotizadas vinculados a materias primas. Se suman las dudas sobre la banca de Italia y Portugal, que también cae con fuerza.

El selectivo español, el Ibex 35, terminó la jornada con una bajada del 3,2%. Se situó al cierre en su valor más bajo desde julio de 2013, con 8.281 puntos. Aun así, no registró la peor evolución del día: en el Viejo Continente, la Bolsa de Milán es la que se llevó el golpe más duro, con una bajada de más del 4,8%, lastrada en especial por sus bancos, muy castigados. El CAC francés perdió el 3,4%. El Dax alemán logró amortiguar el golpe, y retuvo las pérdidas en el 2,82%.

Las Bolsas estadounidenses, lejos de calmar los ánimos, añadían sal a la herida por la tarde. Cuando faltaban menos de dos horas para que los mercados europeos terminaran la aciaga sesión, Wall Street inició la suya perdiendo el 2,5%. Finalmente frenaron las pérdidas, pero tampoco se salvaron del rojo: el Dow Jones se dejó el 1,56% y el S&P500 más del 1,1%.

A las dudas del resto de las Bolsas planetarias, EE UU añadió al iniciar su sesión el dato de inflación de 2015. Los precios subieron el año pasado un escueto 0,7%, el segundo menor incremento en 50 años. Los inversores interpretaron la cifra como una posible señal de que la decisión de diciembre de la Reserva Federal, que empezó a subir los tipos de interés, quizá fuera precipitada.

“Continuamos inmersos en un contexto de volatilidad en los mercados, con las preocupaciones centradas en los efectos de la desaceleración de China y las perspectivas de un menor crecimiento mundial, la caída del precio del petróleo y también dudas sobre el futuro de la política monetaria en Estados Unidos”, justifican los analistas de mercado de Banca March.

La volatilidad de las Bolsas asusta a los inversores, que trasladan su capital en lugares más estables. “La búsqueda de refugio ha provocado importantes movimientos en todas las clases de activo”, apuntaba Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank. “Los inversores han vendido acciones para comprar oro, bonos y divisas solventes. El oro es de los pocos activos que ha subido en lo que llevamos de año (3,5%) y el bono alemán ha batido un récord al situar su rentabilidad anual en el 0,41%”, señaló. El petróleo, claramente, ya no es un refugio. El brent, de referencia en Europa, se desplomó otro 5%, hasta los 27,2 dólares, niveles de 2013.

La fuerte bajada del precio del petróleo, aunque ventajosa para algunos grandes importadores como España, va a golpear las economía productoras, muchas de ellas emergentes. Estos países reducirán sus importaciones, lo que acabará afectando al comercio global, según las previsiones de analistas y organismos como el FMI. Además, las fuertes pérdidas a las que pueden enfrentarse las empresas del sector del petróleo hunden sus cotizaciones. Por ejemplo, la petrolera angloholandesa Shell avanzó que su facturación bajará con fuerza en sus resultados de 2015. Espera una cifra de negocio de entre 9.464 millones y 10.700 millones de euros, muy por debajo de los 2.560 millones facturados el año anterior. Sus títulos bajaron más del 5%.

El Ibex cae un 13% en 2016

En España también los títulos vinculados a las materias primas sufrieron. Repsol perdió el 5,61%. La siderúrgica Arcelor Mittal fue el peor del selectivo español: se desplomó el 8,53%. Con la bajada del 3,2% del Ibex, el índice que agrupa a las 35 grandes compañías de España acumula pérdidas del 13% en lo que va de 2016. Y eso que empezó el curso en cotas bajas, ya que cerró 2015 con una caída del 7,1%, la mayor de Europa.

Las Bolsas asiáticas ya se tiñeron de rojo en su jornada. Al cierre, que se produce poco antes que la apertura de los mercados europeos, el Nikkei japonés había bajado el 3,71%. Y el índice chino de Shanghái, algo más calmado, perdió el 1%, a pesar de que los datos de crecimiento de China revelados señalan que el país ha terminado 2015 con el menor crecimiento en 25 años. Las europeas han seguido la misma senda y el selectivo Euro Stoxx, que agrupa las grandes firmas del Viejo Continente, pierde más del 3,5% en la jornada.

Más información