El Popular saca a la venta 8.000 millones en activos inmobiliarios

La entidad se compromete a vender antes de final de año el 30% de su banco malo

El Banco Popular se comprometerá con los inversores y analistas a desprenderse de unos 8.000 millones en activos inmobiliarios adjudicados por impagos durante la pasada crisis financiera. Esta cantidad representa aproximadamente el 30% de su banco malo, donde la entidad presidida por Ángel Ron ha encapsulado los activos que más se han depreciado y están provisionados. De esta forma, la entidad podrá sanear su balance.

Fuentes del mercado consideran que si el Banco Popular logra finalmente este objetivo lograría unos 200 millones de euros de beneficios gracias a la recuperación de las provisiones realizadas y a los menores gastos corrientes que supone desprenderse de este volumen de inmuebles. La entidad no quiso hacer comentarios sobre estos planes. La operación inmobiliaria que tiene planteada trata de cambiar esta negativa tendencia, que refleja las dudas sobre su futuro.

La transacción se dividiría en dos partes: por un lado, la entidad presidida por Ángel Ron tiene previsto poner como objetivo a la red de oficinas la venta de 4.000 millones de euros en inmuebles, lo que supone duplicar lo realizado en 2014 y probablemente el año pasado. El banco tratará de aprovechar la mejoría del mercado inmobiliario durante los últimos meses para evitar las ventas a pérdidas.

Por otro lado, el Popular negocia con diferentes fondos inmobiliarios y fondos buitre, la creación de un vehículo especial donde colocar 4.000 millones de euros en activos vinculados al ladrillo. La entidad no ha logrado aún cerrar ningún acuerdo con estos inversores porque la quita que exigen es muy alta y no está dispuesta a aceptar tanto descuento.

Castigo en Bolsa

El Popular es objeto de numerosos rumores sobre una posible compra por parte de alguna de las tres grandes entidades, aprovechando su fuerte descenso en la Bolsa pese a que "la entidad cumple holgadamente con los requerimientos (de capital) fijados por el supervisor", según explicó la entidad el pasado diciembre tras publicarse que cumplía con las exigencias de capital del BCE.

Pese a ello, el Popular ha bajado en Bolsa un 23% durante el último mes y está en mínimos del último año. El valor de sus acciones en el parqué apenas supera los 5.000 millones de euros, lo que le convierte en un banco atractivo por su modelo de negocio, con gran penetración en pymes y particulares. La acción del Popular está en mínimos de cinco años.

El Popular siempre se ha negado a cualquier operación en la que pierda el control de la entidad fusionada, aunque también ha admitido que si alguien quiere quedarse con el banco deberá pagar una alta prima a los accionistas. Mientras tanto, el mercado castiga su cotización: Bankinter, que tiene unos 60.000 millones en activos frente a los 160.000 del Popular, está más valorada en Bolsa. La capitalización de Bankinter es de unos 5.400 millones, unos 400 millones más que la del Popular.

Más información