Selecciona Edición
Iniciar sesión

El FMI reduce la expectativa de crecimiento para México en 2016 y 2017

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, reconoce que el país se prepara para un "choque severo" en las economías emergentes

La economía mexicana tiene que prepararse para tiempos difíciles. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado las expectativas de crecimiento de México y ha calculado que en 2016 será del 2,6% y en 2017 del 2,9%. En los dos casos ha reducido en dos décimas la estimación que había hecho en octubre del año pasado. En general, la organización ha pronosticado una disminución en el desarrollo de América Latina y ha estimado una recesión del 0,3%. Entre las razones están los tímidos crecimientos de las economías de la región y el parón de Brasil.

Aunque México es uno de los países con mayor fortaleza económica de la región, diversos factores frenarán su crecimiento en los próximos años. La caída del precio del petróleo, la depreciación del peso mexicano y la subida de tipos de interés de la Reserva Federal han dibujado un panorama complejo para este país. Las reformas económicas, emprendidas desde 2013 por la Administración de Enrique Peña Nieto, servirán para sostener el crecimiento.

Carstens aseguró que los ajustes serán violentos y que los políticos deben estar preparados

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ha reconocido que quizá sea necesario tomar medidas más drásticas. La semana pasada en un foro de banqueros en París, Carstens admitió que “las economías emergentes deben estar preparadas para un choque severo”. Además, aseguró que los ajustes serán violentos y que los políticos deben estar preparados para enfrentarlos rápidamente.

Carstens ha sugerido medidas radicales en las que los gobiernos intervengan en la economía de sus países a través de programas de compra de deuda. El gobernador del Banco de México no descartó que este pueda ser el caso de su país, a pesar de que este sistema se implementa en economías desarrolladas.

El Banco de México es una de las instituciones mejor valoradas en el país. Carstens ha estado al frente de la institución desde 2010 y fue ratificado en el cargo el año pasado. En los últimos meses, el FMI había criticado la decisión del banco central de subastar 400 millones de dólares diarios para frenar la depreciación del peso mexicano frente al dólar estadounidense. La institución decidió entonces modificar su estrategia para subastar dólares únicamente cuando la caída de la moneda es significativa.