Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Renault revisará 15.000 coches por las emisiones contaminantes

La ministra de Ecología, Ségolène Royal, dice que no hay fraude pero se ajustará "el sistema de filtrado"

El fabricante francés de automóviles Renault va a revisar 15.000 vehículos para reparar el sistema de filtrado, que no funciona correctamente cuando la temperatura ambiente sube de los 17 grados. Así lo ha asegurado la ministra de Energía y Ecología Ségolène Royal en una entrevista en la RTL, aportando unos datos que el constructor ha desmentido después. "Confirmamos que alrededor de 15.00 vehículos (dCi110) están afectados. Se trata de corregir un error de calibración del control del motor. Es un problema conocido y ya resulto en producción desde septiembre de 2015", asegura el Grupo Renault. "No es un problema de contaminación", ha añadido un portavoz a este periódico.

Informaciones periodísticas francesas insisten, sin embargo, en que los vehículos del modelo Captur que deben ser revisados emiten gases contaminantes en niveles altos y que, además, unos 700.000 vehículos deben actualizar su sistema de emisiones, lo que también ha desmentido la marca, que, sin embargo, añade: "Todos los vehículos Renault son conformes con las normas en vigor", pero "Renault quiere proponer a sus clientes una mejora de la eficiencia de sus sistemas de descontaminación de óxido nitroso".

Esta disparidad de criterios y datos se produce después de que el jueves se supiera que el Gobierno francés había inspeccionadovarios vehículos de la marca e incluso registrado alguna de sus instalaciones. El temor a un nuevo escándalo Volkswagen (la manipulación de los tests para que los motores no indiquen sus emisiones reales) hundió las acciones de Renault hasta en un 20% ese mismo día. Ségolène Royal ha insistido en la entrevista a RTL que la marca francesa no ha cometido fraude alguno, pero ha confirmado que alguno de sus modelos emiten más de lo permitido.

La producción del modelo afectato, el Captur, fabricado en la planta española que el grupo tiene en Valladolid, se inició en julio. Dos meses después, en septiembre, el mismo mes en que se conoció el escándalo Volkswagen, se detectaron los problemas.

El Estado francés es uno de los propietarios del grupo Renault con el 19,7% de las acciones. Los modelos Captur y Espace son los que el Ejecutivo galo ha señalado con el dedo por sus elevadas emisiones, diez veces más altas que lo permitido. Tras una reunión con directivos de la compañía, esta se ha comprometido a mejorar sus motores, según ha confirmado Royal.

Desde que se conoció el jueves las inspecciones realizadas por Economía (que se sumaban a las del Ministerio de Ecología), el grupo Renault ha perdido 3.300 millones de euros de su valor en Bolsa.

Royal ha reconocido que las pruebas de homologación utilizadas hasta ahora no resultan "suficientes" porque son "estáticas", y que hay que hacerlas en condiciones de utilización habituales en carretera. Dicho de otro modo, los exámenes tienen que realizarse en carreteras normales abiertas al tráfico y no en pistas de pruebas construidas al efecto en que no se dan las mismas condiciones que hay normalmente al circular.

Más información