El Banco de España pide una profunda reforma de la supervisión

Restoy aboga por unir bajo su control la vigilancia de la solvencia de bancos, aseguradoras y empresas de inversión

El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, abogó hoy por cambiar el modelo de supervisión financiera en España para que se equipare a los sistemas que imperan en la mayoría de los países de la Unión Europea. Restoy puso como modelo el sistema de "pilares gemelos" o "Twin Peaks" que articulan la supervisión en torno a dos agencias: la primera, constituida en dentro del Banco de España, sería responsable de la vigilancia de la solvencia de bancos, aseguradoras y empresas de inversión, como las de Bolsa, mientras la segunda agencia controlaría la conducta de los mercados y los intermediarios financieros, a partir de la actual CNMV.

Durante su intervención en la séptima Edición de la Guía del Sistema Financiero Español, elaborada por Analistas Financieros Internacionales (AFI) con el patrocinio de Funcas, Restoy recordó que el modelo de supervisión conocido como `Twin Peaks' estuvo a punto de llevarse a cabo en España en 2008, pero la crisis financiera impidió que se pusiese en marcha.

En una actitud inusual en el supervisor, que no suele pedir reformas tan profundas en público si no están pactadas previamente con el poder político, Restoy afirmó que, tras la culminación de la reestructuración bancaria, "sería positivo reanudar una reflexión" sobre una "reforma ambiciosa" del modelo institucional de supervisión. Por ello, el subgobernador puntualizó que ahora "podría tener sentido" tomar como modelo los trabajos que se hicieron en el año 2008 y que en este momento ese modelo es "predominante" en Europa. Citó al Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica y Holanda como países donde ya está implantado este sistema. 

Restoy recordó, con habilidad, que esta petición ya estuvo en el programa político del PP y del PSOE en 2008. "Para las elecciones generales de 2008, los dos principales partidos políticos incluyeron en sus respectivos programas electorales proyectos muy similares de reforma del modelo supervisor en la dirección señalada.

Según estos proyectos, las competencias en materia de estabilidad financiera y vigilancia prudencial de todo tipo de intermediarios financieros (banca, empresas de servicios de inversión y compañías de seguros) se situaban en una única autoridad, integrada en el Banco de España; y se asignaban la responsabilidad de la vigilancia de los mercados y la supervisión de la conducta de los intermediarios financieros a una segunda agencia establecida a partir de la actual CNMV", afirmó.

Evitar los conflictos de interés

Estos cambios exigirían una reforma legal sobre la normativa que regula al Banco de España y a la CNMV, que solo puede iniciar el Gobierno y aprobar el Parlamento. Por eso, a corto plazo, dado el proceso político actual, la petición del supervisor no es factible, pero queda claro que es el modelo por el que abogan los técnicos de la supervisión, lo que presionará al futuro Gobierno.

El objetivo de este cambio, dice Restoy, es "proteger al sistema de posibles conflictos de interés entre la vigilancia de la solvencia de las entidades financieras y la supervisión de las normas de conducta y de la integridad del mercado".

Restoy criticó que el esquema institucional vigente en España mantiene desde un segmento del sistema financiero -el formado por las compañías de seguros y los fondos de pensiones- bajo la vigilancia de un organismo "con dependencia directa del Gobierno de turno, en contra de lo predicado por los estándares supervisores y las mejores prácticas internacionales".

Una situación "parecida" se produce en relación con el sector de compañías de auditoría en España, "que también desempeñan un papel relevante en el adecuado funcionamiento del sistema financiero y los mercados de capitales, y cuya supervisión se ejerce también, históricamente, por un organismo no independiente del Gobierno de la nación".

Es cierto que tanto la Dirección General de Seguros como el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) son organismos dirigidos por personas colocadas a dedo por el Gobierno. Sin embargo, aunque no lo citó Restoy, ahora se da la circunstancia de que la CNMV está presidida por una exdiputada y portavoz de Economía del PP en el Congreso, Elvira Rodríguez.

Más información