Selecciona Edición
Iniciar sesión

Guindos calcula que la caída del petróleo añadirá un 0,5% al PIB

El ministro destaca que el crudo reducirá en 15.000 o 20.000 millones la balanza de pagos y presionará la inflación a la baja

El petróleo a 30 dólares el barril es un plan estímulo grande para la economía española. Si se mantiene así durante “este ejercicio”, este lunes ha cotizado a 27,6 dólares, el ministro de Economía, Luis de Guindos, calcula que España puede crecer medio punto adicional. El Gobierno prevé para 2016 el 3%. También es necesario que los tipos de interés sigan en el 0%, algo casi seguro. En esta línea pueden ir las predicciones del FMI hoy. “Espero buenas noticias en relación con la economía española”, ha declarado optimista Guindos al respecto.

Un petróleo a 30 dólares por barril de brent, referencia para el mercado europeo de materias primas, tiene al menos tres puntos positivos para la marcha de la economía española. El primero es la balanza comercial: las importaciones de crudo (el 99% del que se consume en España) pueden suponer entre 15.000 y 20.000 millones menos. El segundo es la inflación, que podría situarse hasta 1,5 puntos “por debajo de lo proyectado” (el Gobierno sitúa este año el deflactor del consumo privado este año en el 1,1%). Y, por último, el crecimiento.

“Si comparamos las hipótesis que teníamos de precio del petróleo en el cuadro macro, se ve que es de 68,8 dólares por barril. En este momento, está en el entorno de los 30 dólares. Si esto se mantuviera en el tiempo, esto supone que tendría varios impactos sobre la economía española”, ha expuerto el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la presentación del Anuario del Euro 2015 de la Fundación de Estudios Financieros y la Fundación ICO, donde incidió en su pronóstico avanzado ya la semana pasada de que la economía española habría acabado 2015 creciendo al 3,5%.

A estos tres elementos, Guindos contrapone al “viento de cara” que hay en la economía mundial. En este capítulo, el ministro incluye “una situación de incertidumbre de la economía internacional, la volatilidad en los mercados de capitales y un proceso de aversión al riesgo”, vinculado, sobre todo, a la incertidumbre que hay sobre los países emergentes.

No obstante, estos riesgos no apagan el optimismo de Economía, que espera que el FMI hoy, al divulgar sus previsiones sobre la economía mundial, de “buenas noticias en relación con la economía española”.

A pesar de esto, Guindos señaló que España “teniendo componentes que le hace vulnerable”. Entre ellos están las necesidades de financiación, que para 2016 cifró en “cerca de 400.000 millones” entre el sector público y el privado. También está el mercado laboral, “dada su tasa de desempleo, la tasa de paro de larga duración, de paro juvenil”.

Por eso, el titular de Economía reclamó un “Gobierno estable”, pero no cualquier “Gobierno estable”. Pidió uno que tenga una “agenda correcta”. Y en ella debe figurar la privatización de las entidades nacionalizadas (Bankia, BMN) y “en última estancia también de los mercados de bienes y servicios”.

Más información