Los 20 españoles más ricos tienen tanto como el 30% más pobre

Según un estudio de Oxfam, el patrimonio de las grandes fortunas subió un 15% en 2015 mientras que el del 99% restante cayó un 15%

El patrimonio en conjunto de los 20 españoles más ricos de España se acercaba el año pasado a 115.100 millones de euros. Así, este grupo acumulaba la misma riqueza que el 30% más pobre del país. Los cálculos provienen del estudio Una economía al servicio del 1%, realizado por la ONG Oxfam Intermón. Esta organización ha señalado este lunes que la pobreza y la exclusión social han aumentado de manera “alarmante” desde el inicio de la crisis en España. La desigualdad, subrayó, no es un mal solo español. Las 62 personas más ricas del planeta acumulan la misma riqueza que los 3.600 millones más pobres.

Personas sin hogar en una calle de Madrid. vídeo: ATLAS Foto: Susana Vera (REUTERS)

A dos días de la reunión de líderes políticos y económicos en Davos (Suiza), la ONG Oxfam Intermón denunció que “la concentración de riqueza y patrimonio en muy pocas manos no ha encontrado frenos para seguir creciendo”. El patrimonio de las grandes fortunas españolas se incrementó un 15% en el último año, mientras que la riqueza del 99% restante cayó un 15% en el mismo periodo, calcula el estudio publicado este lunes, que utiliza una estadística de Credit Suisse facilitada por la entidad financiera a una investigadora de Oxfam, según aseguran desde la ONG.

Durante 2015, Credit Suisse reveló que el 1% más rico de la población mundial concentraba casi tanta riqueza como el 80% más pobre. Oxfam le pone más cifras a la brecha económica: 62 personas poseen la misma fortuna que 3.600 millones de personas, es decir, la mitad de población mundial. La pobreza y la exclusión social han crecido de manera “alarmante” desde el inicio de la crisis, según denuncia Oxfam en su estudio, que detalla que España se sitúa entre los cinco países más desiguales de la UE. Según la agencia estadística europea, Eurostat, es de los países donde más ha aumentado la desigualdad desde el inicio de la crisis: casi diez veces más que el promedio europeo y más que en países como Grecia, que sufrieron con mayor fuerza el impacto de la crisis.

Una comparación del índice de Gini, que mide la desigualdad de los ingresos en un mismo país, muestra que la brecha salarial entre ricos y pobres aumentó desde 2007 en España en 2,8 puntos, tan solo por detrás de Chipre. En septiembre de 2015, Oxfam y Unicef calcularon que el 29,2% de la población española (13,4 millones de personas) se encontraba en situación de riesgo de pobreza o exclusión social. “A lo largo de estos últimos 15 años, ese casi 30% de población que vive en situación de riesgo, ha visto cómo sus activos netos apenas crecían un 3%, mientras que el del 10% más rico se disparaba un 56%”, denunciaron en la ONG.

Políticas redistributivas

En España los hogares más pobres han ido perdiendo poder adquisitivo, debido a un modelo fiscal “cada vez más regresivo”, han señalado este lunes los responsables del estudio. Nueve de cada 10 euros recaudados provienen del bolsillo de los trabajadores. Menos de un euro lo hace de los rendimientos del capital, siempre según el estudio de la ONG, que considera necesario promover políticas de redistribución de la riqueza.

Los años de crisis coincidieron con un aumento de la carga fiscal sobre el consumo y el trabajo, ha añadido el director del departamento de campaña y ciudadanía de la Oxfam, Jaime Atienza. Según la ONG, España es el segundo país de la UE en el que más ha crecido la distancia entre el 20% de la población con más rentas y el 20% de los más pobres. “Desde el principio de la crisis, se ha producido un desplome en el salario medio en España, con una caída del 22,2% entre 2007 y 2014”, calculó la entidad. “Pero este desplome no lo sufren todos por igual”, reza el estudio, que considera que el alza de los beneficios empresariales no se ha acompañado de una mayor recaudación en el impuesto de sociedades, pero sí ha disparado la retribución de los altos ejecutivos.

El Ministerio de Hacienda sostiene que “la reforma del IRPF ha supuesto una bajada de impuestos a todos los contribuyentes, pero especialmente más para las rentas bajas y medias”, y que “la reducción de impuestos ha sido muy superior para los que cuentan con menores ingresos”.

Más información