Selecciona Edición
Iniciar sesión

Grecia acepta ahora al FMI en el tercer rescate

El Eurogrupo y la Comisión creen que Atenas ha dado "pasos decididos" para cumplir

No quedan tan lejos las cumbres interminables en las que Grecia se paseaba al borde del alambre de una posible salida del euro. En Europa sobran los motivos de preocupación: China y la desaceleración de los emergentes, la baja inflación, la escasa efectividad de las medidas del BCE, las tensiones geopolíticas, el empacho de deuda, el desempleo y la crónica falta de demanda son solo algunas de las cicatrices que deja la Gran Recesión. Pero los ministros del euro no notaron ayer ni por asomo esa tensión: “La eurozona se recupera y Grecia da pasos en la buena dirección”, dijo un complaciente Jeoren Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo.

“Un tostón notable”. Así calificó anoche en Bruselas uno de los ministros asistentes la reunión de titulares de las carteras de Economía y Finanzas de la zona euro. Dijsselbloem dejó apenas una novedad: Grecia acepta ahora la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el tercer rescate. El ministro Euclides Tsakalotos sorprendió al Eurogrupo con una declaración en favor del Fondo, apenas unas semanas después de que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, reclamara la salida fulminante de la institución que dirige Christine Lagarde.

Política fiscal neutral

El FMI mantiene opiniones volubles sobre Grecia y sobre la eurozona en su conjunto. Tan pronto es la institución más dura como reclama una mayor reestructuración de la deuda griega a los socios europeos. En julio pidió a las instituciones europeas una expansión fiscal del entorno del 0,6% del PIB del euro, en torno a 60.000 millones de euros, con medidas decididas para mejorar la efectividad del programa de compra de bonos del BCE y para apuntalar la crónica falta de demanda. Ayer, sin embargo, Dijsselbloem y el comisario Pierre Moscovici se jactaron de que el Fondo “considera que la política fiscal neutral es la apropiada para el conjunto de la eurozona”.

Grecia capitalizó la mayor parte de la reunión. Dijsselbloem y Moscovici apuntaron que Atenas ha dado “pasos decididos” para cumplir con el primer examen del rescate, que empezará en apenas unos días. Quedan por acordar la reforma de pensiones, el presupuesto de 2016 y algunos asuntos fiscales adicionales, antes de abordar la ansiada reestructuración de la deuda helena. “Grecia está cumpliendo y Tsakalotos ha dejado claro que quiere al FMI a bordo”, zanjó el jefe del Eurogrupo.