Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

JPMorgan Chase ganó 22.400 millones el año pasado pese a las turbulencias

El mayor banco por activos de EE UU mejora su resultado un 12% aunque tiene dificultad para mejorar los ingresos y eleva las reservas por la debilidad el petróleo

La temporada de resultados en Wall Street arrancó este jueves con JPMorgan Chase, en medio de una gran expectación por conocer el impacto que las turbulencias en los mercados están teniendo en la industria financiera y las corporaciones en general. El mayor banco por activos de Estados Unidos cerró el ejercicio con un incremento del 12% en el beneficio pero sigue siendo incapaz de elevar los ingresos.

El grupo financiero que dirige Jamie Dimon ganó 24.440 millones de dólares en todo 2015. De ese total, 5.430 millones corresponden al cuatro trimestre del ejercicio fiscal. El beneficio mejoró gracias al buen rendimiento de la división de banca de inversión. La entidad está reduciendo en paralelo costes operativos, lo que le está permitiendo compensar la caída de los ingresos en el negocio de corretaje.

Las cosas, de hecho, no mejoran del lado de los ingresos pese a que se llevara anticipando desde hace tiempo el alza de tipos de interés por parte de la Reserva Federal. JPMorgan Chase redujo un 2% la cifra de negocio, hasta los 96.630 millones. En el trimestre la facturación se mantuvo en los 23.750 millones. En ambos casos, son cifras que están dentro de los márgenes que esperaban los analistas.

Dimon asegura que pese a los retos en múltiples frentes, su entidad es “cada año más segura y robusta”. Calificó el pasado ejercicio como un año “récord” para la entidad en términos de beneficios. Esto es posible también porque ya no tiene que hacer frente a las costes legales de los litigios por la crisis financiera. También habla de una mejora generar en la calidad del crédito, salvo en el sector de la energía, donde se examinan las inversiones "nombre por nombre".

El lastre del petróleo

Marianne Lake, la directora financiera de la entidad, explicó en este punto que espera que el precio del petróleo se mantenga débil en los 30 dólares y no descartó que incluso baje más. Por este motivo, advirtió a los inversores de que es posible que la persistencia de esta situación pueda acabar afectando a las reservas y los beneficios si se mantiene mucho tiempo. De momento, pone de parte 550 millones para hacer frente a las pérdidas en estas inversiones.

El presidente ejecutivo de JPMorgan Chase tiene claro en paralelo que la tensión que se vive en los mercados financieros no va a ser un obstáculo para que la Fed siga adelante con el proceso de normalización de la política monetaria. Eso, en principio, debería ser positivo para su negocio porque obtiene más dinero de los préstamos. Si son dos, tres o cuatro subidas este año dependerá, como dice Dimon, de los datos. "Nos ajustaremos", anticipa.

Aunque el ejecutivo habla de oportunidades de inversión para sus clientes, el clima es complejo y eso se refleja en todos los valores financieros. Las acciones de JPMorgan Chase cayeron un 20% desde el máximo que alcanzó en julio, antes de que se desatara la nueva ola de incertidumbre por la moderación del crecimiento en China y el desplome de precios en el petróleo. Este viernes publican resultados también Citigroup y Wells Fargo.

Más información