Las petroleras aseguran que la caída del crudo se ha trasladado al surtidor

Estima que la bajada del gasóleo ha sido de 20 céntimos de euro en los seis últimos meses

ampliar foto

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) ha asegurado que la caída que se ha producido en el coste de los carburantes desde mediados de 2015 provocada por el abaratamiento del petróleo "se ha trasladado en su totalidad al precio de los carburantes en el surtidor". En una nota publicada este jueves, la patronal del sector estima que en el caso del gasóleo esa caída desde junio del año pasado a enero de 2016 ha sido de 20 céntimos de euro, mientras que para la gasolina se sitúa en 17 céntimos. La queja por la ausencia de traslación real del desplome del crudo a las estaciones de servicio es una de las más recurrentes entre los consumidores.

En el comunicado, la AOP recuerda que los precios de los carburantes "no tienen una relación directa con la cotización del brent, sino que dependen de las cotizaciones de la gasolina y del gasóleo en los mercados al por mayor". Además, la patronal señala que comparar las variaciones porcentuales entre la cotización del crudo y el precio de los carburantes en el surtidor es "incorrecto", ya que los impuestos y los costes de distribución (transporte, almacenamiento...) minoran el porcentaje tanto en las subidas como en las bajadas, "por lo que nunca van a variar en la misma proporción".

Respecto al hecho de que la gasolina no baje en su precio tanto como el gasóleo, destaca que la cotización de ambos combustibles, aunque están influenciadas por la del crudo, "tienen sus propias evoluciones" y en las últimas semanas la gasolina ha caído menos que el gasóleo.

La patronal también apunta que en la diferencia de precios entre ambos hay que tener en cuenta la diferencia impositiva entre ambos, siendo superior en la gasolina.

Asimismo, señala que desde el 1 de abril se han producido cambios en los tipos autonómicos en Castilla y León (supresión), Aragón, que lo aplica por primera vez (2,4 céntimos/litro) y Navarra, que vuelve a aplicarlo (2,4 céntimos /litro). Esta implantación de diferentes tipos de imposición provoca desvíos artificiales de consumo que causan pérdidas de eficiencia en la distribución de productos petrolíferos, dificultades comerciales a los operadores y aumento del fraude fiscal, añade la AOP.

Más información