Selecciona Edición
Iniciar sesión

CaixaBank lanza en España el primer banco sólo móvil

El banco se dirige a los 'millennials', esa generación de entre 18 y 35 años nativa digital

CaixaBank cree haber encontrado la fórmula con la que revolucionará la banca del futuro: una aplicación que permite realizar todas las operaciones a través del teléfono móvil y eludir las oficinas bancarias. La lanzó ayer bajo la marca de imaginBank y con la pretensión de darle entidad de banco. Gracias a ella prevé captar medio millón de clientes hasta finales del próximo año, básicamente millenials, esa generación de entre 18 y 35 años nativa digital que CaixaBank considera que actualmente está desatendida.

Aunque es una aplicación asociada a las cuentas corrientes abiertas en CaixaBank, la entidad financiera considera a imaginBank un banco por sí mismo, que solo tendrá como puerta de entrada el teléfono móvil y redes sociales como Facebook. Persigue concretamente a los clientes jóvenes, que consideran que no cuentan con una oferta bancaria hecha a su medida, básicamente porque no les interesa el tradicional canal de venta de las entidades financieras —la sucursal bancaria— y tienen un importante apego al teléfono móvil, al que han convertido en uno de los ejes sobre los que gira su vida cotidiana. El lanzamiento irá acompañado de una importante campaña publicitaria que iniciada ya hace unos días con unos anuncios en prensa en los que solo aparecía una fecha: 14-01-2016. Ayer.

La entidad que preside Isidre Fainé pretende aprovechar que cada cuatro de cinco españoles utilizan teléfono móvil, que 2,7 millones de clientes de entre 18 y 35 años de CaixaBank operan ya a través de ese canal y que la evolución la banca móvil avanza de forma exponencial: en 2008 la entidad tardó un año en ganar 100.000 usuarios de ese canal y el pasado año solo tardaba una hora en captar el mismo número de usuarios.

La presentación de la nueva marca también revolucionó ayer parcialmente la sede de CaixaBank, donde se presentó la nueva enseña a empleados y medios de comunicación. El presidente, Isidre Fainé, no estuvo en el acto, pero presentó su visión de lo que representa la nueva apuesta en una simulación de videollamada enmarcada en un teléfono móvil. Y su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, encargado de los honores, apareció sin corbata y con una imagen más próxima a la del fundador de una fintech —las pequeñas empresas que aportan innovación tecnológica a entidades financieras— que a la de un banquero. Esa imagen de proximidad y más informal es la que busca ahora CaixaBank para captar a la generación de los millenials, que, según una estadística mostrada en la misma presentación, prefieren antes ir al dentista que a una oficina bancaria.

"Un banco nuevo que nace para hacer una nueva manera de hacer banca sin perder la seguridad ni la garantía de los productos que ofrece CaixaBank”, afirmó Fainé a través de su videocomparecencia. Gortázar considera la aplicación “un nuevo modelo de banco, por y para el móvil” y también dio por hecho que llegarán copias a su iniciativa, pero se mostró seguro de que llevar ventaja porque la competencia “no puede aportar el conocimiento del cliente joven, de la tecnología y el respaldo bancario de CaixaBank”.

CaixaBank asegura que su nueva aplicación supone poner el banco en sus bolsillos y Gortázar aseguró ayer que el lanzamiento de la aplicación supone poner fin a un año de desarrollo y el inicio de nuevos servicios, como si se tratara de una startup. Utilizar la app permite gestionar las finanzas de forma autónoma, acceder a servicios sin comisiones que incluyen cuenta corriente, tarjeta, préstamos al consumo inmediatos de hasta 15.000 euros, herramientas de gestión de las finanzas personales y realizar pagos entre personas sin conocer su número de cuenta corriente, una transferencia hasta ahora desconocida. Dividida en diferentes apartados, será posible solucionar dudas por chat, así como enviar dinero a otras personas para que lo saquen en un cajero automático —posibilidad que ofrecen otras entidades financieras—.