Selecciona Edición
Iniciar sesión

El mayor bote de la historia cae en al menos tres Estados de EE UU

El premio de 1.500 millones de euros se reparte de momento entre acertantes de California, Florida y y Tennessee

El mayor premio de la historia de la lotería de Estados Unidos cayó este miércoles en al menos tres Estados (California, Florida y Tennessee), aunque es posible que haya más acertantes a medida que se vayan conociendo los resultados en otras zonas del país. Los ganadores tendrán que repartirse un premio que asciende a 1.600 millones de dólares (1.468 milones de euros), un incentivo que ha causado una fiebre colectiva en EE UU y ha animado a cientos de miles de personas a jugar en este sorteo, celebrado el miércoles por la noche.

El primer Estado en el que se conoció que había un ganador fue California. En concreto, en un barrio  del este de Los Ángeles llamado Chino Hills. El boleto de PowerBall fue consignado en una tienda 7 Eleven de la localidad con la combinación 8-27-34-4-19 y el número especial powerball 10. Otros 12 boletos consignados en el Estado de California acertaron los cinco números, pero no el complementario.  La probabilidad de acertar la combinación era de una sobre 292 millones. Y aunque muy difícil, casi imposible, de momento hay tres acertantes.

Una muchedumbre se concentraba por la noche en la puerta del establecimiento de Los Ángeles, sobrevolado por helicópteros de los noticieros. Chino Hills es una localidad de 77.000 habitantes con una población en general acomodada. Los ingresos medios de sus hogares son de casi 100.000 dólares al año. El precio medio de las casas es de medio millón de dólares y tiene un índice de pobreza del 6.1%, menos de la mitad que California. Su población se divide a partes iguales entre blancos, hispanos y asiáticos y tiene un nivel de educación por encima de la media estatal.

El premio récord había provocado una verdadera locura de compra de lotería en las últimas horas. En esa misma tienda, un empleado relataba a Los Angeles Times que en los últimos días estaban vendiendo 5.000 dólares de lotería diarios a 2 dólares la apuesta. El miércoles, según se acercaba la hora límite, la gente hacía colas para no quedarse sin probar suerte. El ganador puede elegir entre cobrar pagos durante 29 años o todo de una vez, pero en tal caso el premio se queda en solo unos 990 millones después de impuestos.

Como en todo el país, en Florida, donde ha habido otro acertante, las tiendas donde se vende la lotería vivieron enormes colas en los últimos días. En un supermercado de Hialeah, una ciudad pegada a Miami con mayoría de hispanoamericanos, tuvieron que poner una segunda máquina de expedición de boletos para atender la enorme demanda. Y en otras tiendas se crearon dos colas para atender a los clientes. La segunda, siempre más larga, se dedicó a los demandantes de los boletos de la PowerBall.

El bote de este miércoles, un récord mundial en la historia de la lotería, empezó con un premio desierto de 40 millones de dólares el pasado 7 de noviembre. Desde entonces, ha habido 20 sorteos sin ningún ganador y según iba creciendo el bote se iba alimentando también el incentivo por comprar boletos. En Texas, las ventas estaban superando el millón de dólares a la hora. Los últimos 100 millones de bote se han sumado en la última jornada. De cada dólar de lotería vendido, el 50% va a premios, el 40% a ayudas a diversas causas, como la educación, y el 10% es para el comerciante.

Más información