Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿Qué puede comprar con los casi 1.400 millones del Powerball?

Con el premio de la lotería, podría hacerse con los 10 coches más caros del mundo, lucir los 10 relojes más exclusivos o comprar mansiones majestuosas

Sueñe. Imagine que le tocan los 1.500 millones de dólares (1.372 millones de euros) del premio del Powerball, uno de los juegos de la Lotería de Estados Unidos. El bote acumulado en esta popular lotería le colocaría de lleno en la lista Forbes de los más ricos del planeta. Ahora cierre los ojos y piense que podría comprar con esa cantidad.

Antes de emprender ese viaje onírico hágase una idea de lo que representan 1.500 millones. A modo de comparación, ese importe se aproxima a todo el dinero que el Estado destina a la Dependencia: unos 1.252 millones, según los Presupuestos Generales del Estado de 2016. También es una cantidad similar a la que el Gobierno central ha reservado para la Justicia este año, 1.508 millones. Hay que precisar, no obstante, que estas dos materias están en manos de las comunidades autónomas que también destinan una parte de sus presupuestos a Justicia y Dependencia.

Visto de otro modo, Estados Unidos gasta al año unos 1.600 millones de dólares entre el presupuesto para programas informáticos de la NASA y el Pentágono. El premio de la lotería que se va a repartir es la misma cantidad que ingresó Brasil por organizar el Mundial de fútbol de 2014, según explicó la organización.

Si usted es aficionado al fútbol con los 1.500 millones de dólares podría comprarse la plantilla del Real Madrid, valorada en unos 719,8 millones de euros, según la web transfermarkt.com. Le quedaría para fichar a la plantilla del Barcelona, con un valor de 597 millones, y comprar un estadio de fútbol donde verlos jugar. La Peineta, el estadio que proyectaba el Atlético de Madrid en el noreste de la capital, costará unos 250 millones. Aunque tras los traspasos casi no le quedaría dinero para pagar las nóminas de los futbolistas. Así que mejor que sueñe con otras cosas.

La casa más cara o el mejor reloj

Por ejemplo con una mansión. The Manor, la imponente propiedad construida por el ex productor de cine Aaron Spelling, la compró el año pasado Petra Stunt, heredera del magnate de la Formula 1, Bernie Ecclestone, por 85 millones de dólares, una de las propiedades más exclusivas del mundo. Fue una ganga porque estaba valorada en 150 millones, el inmueble residencial más caro del mundo. Como imagina, tiene estupendos jardines, piscina y 123 habitaciones por si le aburre dormir siempre en la misma cama. Con el premio del Powerball quizá pueda comprarla y trasladarse a vivir a Los Ángeles.

Ya sabemos que en sus sueños usted tiene una casa en las grandes capitales del mundo. En Londres, por ejemplo, podría comprarse una vivienda en One Hyde Park, un exclusivo residencial con vistas al parque más grande de la capital del Reino Unido. Los áticos en este condominio están valorados actualmente en unos 220 millones de dólares. Sus vecinos serían millonarios indios, jeques saudís y magnates kazajos.

Si prefiere quedarse en España, podría comprarse la casa más cara de Madrid, según el portal inmobiliario Idealista. Está situada en la urbanización Las Encinas, en El Plantío a 12 kilómetros de Madrid y rodeado de monte por los cuatro costados. De hecho, tiene un pinar privado de casi 3.000 metros cuadrados para organizar unas deliciosas meriendas en plena naturaleza. El premio del Powerball le permitiría comprarla porque su precio es de 15 millones de euros.

Si usted es más de ciudad podría darse un lujo con los 1.500 millones de la lotería estadounidense. Podría comprarse varios de los apartamentos del proyecto de la plaza de Canalejas. Tienen un precio de 12.000 euros por metro cuadrado, el más caro de Madrid. Pero tranquilo: vivirá en una zona estupenda y exclusiva.

Solucionado el tema de la vivienda, quizá quiera darse un capricho. Un buen reloj o varios. Con ese premio podrá comprarse el más caro. Un Patek Philippe, el modelo Sky Moon Tourbillon 5002 P cuesta algo más de un millón de euros. Aunque quizá le guste más el Vacheron Constantin valorado en casi tres millones de euros. Los diez relojes más caros del mundo le costarán algo menos de 10 millones de euros.

Si le gustan los coches. Puede comprarse el Lamborghini Veneno por 4,6 millones de euros. Este superdeportivo es muy exclusivo porque apenas se han construido una docena. Tiene un motor de 12 cilindros y 6.5 litros así que deberá tener lista la tarjeta para la gasolina. Menudeces para usted que le han tocado 1.500 millones en la lotería.

Despierte ya de ese sueño de excesos. Si le toca el Powerball podría comprar todo eso pero también podría convertirse en uno de los mayores filántropos de España. Sea solidario. Amancio Ortega, el creador de Zara y uno de los tres hombres más ricos del mundo, ha destinado varios millones de euros (unos 150 millones desde que empezó) a luchar contra el cáncer y otras obras benéficas. Una cifra lejana a los 1.000 millones que usted podría aportar para fines sociales y aún le quedarían 500 para vivir mejor que modestamente.

Si lo suyo es viajar, podrá permitirse el viaje más caro del mundo. Uno parecido al que emprendió un joven millonario chino que le llevará a los 962 lugares Patrimonio de la Unesco. Durante dos años podrá recorrer todo el mundo por 1,2 millones de dólares, según el viaje organizado por el portal VeryFirstto. Durante ese tiempo podrá alojarse en los hoteles más exclusivos del mundo y viajar con todo lujo de comodidades en primera clase de las mejores compañías aéreas del mundo.

Los expertos recomiendan que sea prudente. Mark Cuban, el propietario del equipo de baloncesto de la NBA Dallas Mavericks, que sabe lo que es convertirse en millonario de la noche a la mañana, ofrece algunos consejos al afortunado ganador del Powerball. "Contrate primero a un abogado especializado en impuestos". Algunos expertos consideran que el premio de 1.500 millones de dólares podría reducirse a la mitad tras el pago de impuestos y otras tasas. "No tome la totalidad del premio, no vaya a ser que se lo gaste todo de una vez", prosigue Cuban. "Si no era feliz ayer no va a ser feliz mañana. Es dinero; no es felicidad. Pero si era feliz ayer, mañana será mucho más feliz. Es dinero; la vida se vuelve más fácil si no tiene que preocuparse del próximo recibo". Este multimillonario que en 1998 vendió a Yahoo la empresa que había creado dos años antes por 5.700 millones de dólares recuerda: "Usted no se ha convertido en un inversor inteligente por haber ganado la lotería. No haga inversiones. Meta el dinero en el banco y viva bien. Para siempre. Dormirá mejor sabiendo que no ha perdido dinero". Y sobre todo: "Sea amable, a nadie le gusta un multimillonario ruin".

Más información