ING reduce su beneficio en 1.000 millones al corregir un error contable

La provisión está relacionada con la venta de su filial de seguros, Nationale Netherlanden, realizada en 2014, cuyos efectos se aplicaron en 2015

El banco holandés ING ha reducido su beneficio del segundo trimestre a 358 millones desde los 1.359 millones anunciados previamente al modificar el enfoque contable aplicado a una provisión por pérdidas de 1.000 millones de importe. La provisión está relacionada con la venta de su filial de seguros, Nationale Netherlanden, realizada en 2014, cuyos efectos se aplicaron en 2015.

“Este cambio será reflejado en el informe anual de 2015 de ING y sus cifras comparativas”, señaló la entidad, que subrayó que la corrección “no tiene impacto en ING Bank, así como tampoco en los resultados netos subyacentes, operativa y planes de reparto de dividendo de ING Bank”. La decisión de la entidad holandesa sigue la recomendación de la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) de Países Bajos y su auditor, EY.

ING incluyó esta provisión por posibles pérdidas y ahora la ha aplicado, lo que provoca alteración del resultado en el segundo trimestre pero no en los consolidados del ejercicio.

Mientras ING había incluido esta provisión de previsibles pérdidas en el momento de la OPV de NN en julio de 2014, la AMF informó a la entidad de que este acercamiento no estaba de acuerdo con los principios internacionales de información financiera, por lo que, tras consultar con EY, ING Group decidió enmendar sus cuentas y reconocerá ahora la amortización en el momento de concretarse la desconsolidación, que se produjo en mayo de 2015.