La gran empresa se reúne mañana con la política como telón de fondo

El Consejo Empresarial para la Competitividad analiza la situación económica del país tras la elecciones generales y el pacto entre los independentistas en Cataluña

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), el poderoso lobby que forman 15 de las empresas más importantes del país y el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), tiene previsto celebrar mañana la reunión que tenía programada para el 22 de diciembre y suspendió a última hora. El grupo que preside César Alierta (presidente también de Telefónica) tendrá oportunidad de analizar la situación política que ha quedado tras los citados comicios y, sobre todo, del panorama que ha quedado en Cataluña con la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Entonces sus responsables consideraron que era mejor evitar posibles interpretaciones tras los ajustados resultados de las elecciones generales de dos días antes y porque su opinión pudiera interferir en la Bolsa y en la prima de riesgo.

Tanto la incertidumbre por la dificultad de formar Gobierno en Madrid como la fractura generada en Cataluña entre los partidarios de la independencia y los contrarios ha elevado la preocupación de los grandes empresarios por el impacto que supone en la actividad económica. Aunque alguno de sus dirigentes se ha mostrado partidario de dejar al margen la situación política y centrarse en las estrictamente empresariales, el impacto que tienen en la economía ambas cuestiones hace inevitable abordarlas.

Aunque ninguno quiere expresar en público sus preferencias, en privado subrayan que en la cuestión catalana se ha llegado a un punto de ruptura total de la que la que más perjudicada va a salir será la economía de la comunidad y que ello tendrá repercusiones evidentes en la economía nacional. Muchas empresas multinacionales han ordenado paralizar sus inversiones hasta más ver y otras las han desviado a otros lugares ante la incertidumbre de la inseguridad jurídica que genera. Asimismo, algunas entidades, casos de CaixaBank y Banco Sabadell, llegaron a insinuar su disposición a cambiar el domicilio a fuera de Cataluña.

Y en el primero de los casos, el del Gobierno de la nación, los grandes empresarios se muestran totalmente disconformes con se tengan que repetir las elecciones. A su juicio provocaría un impasse en el país que frenaría la recuperación económica. En ese sentido, abogan por un pacto entre las principales formaciones políticas con el fin de que apoyen un Gobierno en minoría del PP (partido más votado) o que se forme una gran coalición entre los dos principales partidos con la inclusión, posible, de Ciudadanos.

En ese sentido, están a la expectativa de lo que pueda ocurrir en el PSOE ante la actitud de formar un Gobierno de izquierdas, que, no obstante, consideran bastante improbable por la suerte de acuerdos que ello comporta. También se centran en el inmediato futuro del principal partido de la oposición ante el Congreso que puede cambiar el liderazgo del grupo.

Algunos de los empresarios, precisamente, considera que un acuerdo para formar Gobierno permitiría acelerar grandes pactos de Estado en materias como educación, fiscalidad e, incluso, laboral, que hasta la fecha ha resultado complicado de llevar a cabo. Además, la situación de emergencia del país conduce, a su parecer, a que en el PSOE se reconsidere la posición mostrada hasta la fecha. Por eso, confían en que las negociaciones vayan por un camino satisfactorio para ellos.

El CEC fue creado en febrero de 2011 y está compuesto por 15 compañías de las más importantes del país y el Instituto de Empresa Familiar (IEF). Lo forman, además de César Alierta, Isak Andic (Mango), Ana Botín (Banco Santander), Antonio Brufau (Repsol), José Manuel Entrecanales (Acciona), Isidro Fainé (CaixaBank), Francisco González (BBVA), Pablo Isla (Inditex), Antonio Huertas (Mapfre), José Creuheras (Planeta), Florentino Pérez (ACS), Rafael del Pino (Ferrovial), Dimas Gimeno (El Corte Inglés), Juan Roig (Mercadona) e Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola). Por el IEF están presentes Simón Pedro Barceló (Grupo Barceló) y Javier Moll (Editorial Prensa Ibérica y actual presidente del instituto), quedando un puesto vacante desde el fallecimiento de Leopoldo Rodés, fundador de IEF e impulsor del CEC.

Estas empresas, incluido el IEF, dan empleo a más de 1,7 millones de trabajadores y representan una facturación equivalente al 35% del PIB español. El CEC se autodefine como un think tank que suma compromisos y esfuerzos para aportar propuestas que mejoren la competitividad, ayuden a la recuperación económica y fortalezcan la confianza internacional en España. Desde su creación, cuando la crisis estaba ya en su apogeo, este grupo empresarial ha elaborado estudios sobre la evolución económica y sobre la internacionalización de la empresa. Incluso hicieron una gira internacional para explicar los documentos elaborados, en los que participaron los gabinetes de estudios de las entidades y pusieron al servicio del Gobierno.

Más información