Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Baxalta se pone en manos de la irlandesa Shire

La compañía combinada será líder en el desarrollo de los tratamiento de enfermedades raras

La farmacéutica estadounidense Baxalta aceptó finalmente ponerse en manos de la irlandesa Shire, en una operación valorada en 32.200 millones de dólares. El acuerdo pone así fin a seis meses de intensa negociación, durante los que la compañía con sede en Dublín persiguió literalmente a la antigua filial de Baxter International en su ambición por liderar el negocio de los tratamientos para enfermedades raras.

Baxalta está especializada en el desarrollo de tratamientos para la lucha contra el cáncer. La compañía se separó el año pasado de la matriz, por eso necesitaba hilar muy fino para que la operación con Shire no pusiera en riesgo todos los beneficios fiscales de la operación. En base a la oferta final, sus accionistas recibirán 47,5 dólares por título y controlarán el 34% de la sociedad combinada.

Shire hizo el primer acercamiento a la compañía de Bannockburn (Illinois) en julio, que concretó un mes después con una oferta de 30.000 millones mediante un intercambio en acciones. Flemming Ornskov, su consejero delegado, decidió en ese momento ganarse uno a uno a los grandes accionistas. Al final puso les ofreció una parte del pago en efectivo para endulzar la propuesta.

Al dejar de ser independiente, los accionistas de Baxalta pierden los incentivos fiscales de los que se beneficiaron tras separarse de Baxter. Shire les compensa por ello para que la integración de las dos compañías madure. El precio final de la oferta representa una prima del 37,5% cuando se compara con el valor bursátil de la compañía el pasado 3 de agosto, un día antes de que Shire hiciera pública sus intenciones.

La compañía que nazca de la fusión espera alcanzar los 20.000 millones de dólares en ingresos el año próximo y la integración les permitirá conseguir ahorros operativos de 500 millones. Junto a las sinergias, el negocio de Baxalta se beneficiará también del hecho de que la sede fiscal de su nueva dueña esté en Irlanda, donde el impuesto de sociedades es más favorable que en EE UU.

Cuando Shire complete la integración con Baxalta a mediados de este año tendrá un peso similar al de Bristol-Myers Squibb. Se trata de la primera gran operación corporativa que se anuncia años, en un momento turbulento para los mercados. La industria, en un proceso casi permanente de consolidación, ya registró el pasado año fusiones y adquisiciones por valor de 673.000 millones.

Shire, por su parte, fue objeto de compra en la primavera de 2014 por parte de la estadounidense AbbeVie, de la que recibió un pago por valor de 54.700 millones. La operación, sin embargo, fracasó a raíz de las trabas financieras que puso el Departamento del Tesoro porque como consecuencia de esta fusión la nueva compañía establecería su sede fiscal fuera de EE UU para reducir impuestos.

Más información