Las cuentas de ahorro de los brasileños registran una fuga récord

Es el mayor saldo negativo desde que se empezaron a recabar datos, en 1995

ampliar foto
Las cuentas de ahorro de los brasileños registraron una fuga récord el año pasado 

Las retiradas de las cuentas de ahorro de los brasileños superaron los depósitos en 2015 en 53.567 millones de reales (unos 13.391,7 millones de dólares), un volumen récord para un año, informó este jueves el Banco Central. El saldo negativo no era tan elevado desde que el organismo emisor comenzó a contabilizar el dato en 1995.

Las cuentas de ahorros no registraban un saldo negativo en Brasil desde 2011, cuando las retiradas superaron los depósitos en 3.589 millones de reales (unos 897,2 millones de dólares), de acuerdo con el ente emisor. Según los datos del Banco Central, el año pasado los brasileños hicieron consignaciones en sus cuentas de ahorro por 1,906 billones de reales (unos 476.500 millones de dólares) y retiradas por 1,959 billones de reales (unos 489.750 millones de dólares).

La fuga histórica de los recursos que los brasileños tienen en cuentas de ahorros es atribuida a la política del organismo emisor de elevar los tipos de intereses a sus mayores niveles en varios años para combatir la inflación, lo que convirtió al ahorro en la opción menos atractiva para los inversores.

Mientras que los bancos pagaron el año pasado un 8,07 % de intereses por los recursos que los brasileños depositan en sus cuentas de ahorro, el interés promedio de los fondos de inversión llegó a cerca del 12 % anual. La fuga igualmente es atribuida a la propia recesión de Brasil, que, junto con la creciente inflación y el aumento del desempleo, ha obligado a los brasileños a retirar dinero de sus ahorros para financiar sus gastos corrientes.

Pese a la fuga récord y tras once meses consecutivos de reducción del nivel del ahorro, diciembre registró finalmente un saldo positivo. Los ingresos en las cuentas de ahorro en diciembre superaron las retiradas en 4.789 millones de reales (unos 1.197,2 millones de dólares), el menor valor para el mes desde 2011.

Los analistas, sin embargo, explicaron que en los meses de diciembre tradicionalmente los depósitos superan las retiradas debido a que los trabajadores reciben este mes una paga extra y dejan una parte en sus cuentas de ahorro.

La fuga de los recursos en las cuentas de ahorros se produjo en un año en que Brasil enfrentó una grave recesión, con una contracción, según los últimos pronósticos, del 3,71 %, la mayor en los últimos 25 años. Además del retroceso en el crecimiento económico, Brasil sufrió en 2015 su mayor inflación en trece años y un déficit récord en las cuentas públicas.