El desempleo en la zona euro baja al 10,5% y al 9,1% en toda la UE

España, con una tasa del 21,4%, destaca como uno de los países con una tasa más alta, junto con Grecia

El paro en el conjunto de los 19 países de la zona euro está cayendo, pero lentamente. En noviembre ha bajado una décima, del 10,6% al 10,5%, según la oficina europea de estadísticas, Eurostat. A un ligeramente más lento aún lo hace en el conjunto de la Unión Europea, en Los 28, aunque la tasa es menor. Está en el 9,2%, el mismo porcentaje que en octubre y una décima menos que en septiembre.

El desempleo en Europa sigue siendo alto si se compara con otras áreas geográficas. En Estados Unidos, por ejemplo, la tasa se sitúa por debajo del 6%. Y el descenso en la zona euro se da a un ritmo lento: cada mes una décima.

En números absolutos, y no en porcentaje, en noviembre el paro bajó de los 17 millones y quedó en 16,9 millones. En el conjunto de la UE, la cifra es de 22,2 millones.

El país que más desempleados aporta es con mucha diferencia España, que tiene un tasa de paro del 21,4%. Según los cálculos de la Unión Europea, que son una estimación que realiza Eurostat partiendo de la EPA y los datos mensuales de paro registrado, España tiene 4,9 millones de parados. Esto supone que casi el 30% de los desempleados de la zona euro, o el 22% de la Unión Europea, son españoles.

Lo que sucede con España en las estadísticas de empleo europeas es que sale mal parada si se toman las cifras agregadas, ya que su nivel de paro todavía es muy alto. Sin embargo, si se toma la evolución en el último año, en el que se ha registrado una fuerte mejoría laboral, la situación se inverte puesto que es el país que más aporta a la reducción de desempleo en el continente: uno de cada tres parados menos en la zona euro sería español.

A pesar de la mejora, España está en el grupo de cabeza de los países con mayores tasas de paro. Según los últimos datos comparables, es decir, hasta septiembre, el primer lugar corresponde a Grecia, que tenía entonces un 24,6% de paro y un 49,7% de desempleo juvenil, ambos datos entonces por encima de los correspondientes a España (21,6% y 47,7%, respectivamente).

En noviembre, en cambio, no se puede efectuar todavía una comparación plena porque faltan las cifras de Grecia y de otros países (Estonia, Luxemburgo y Reino Unido).