Selecciona Edición
Iniciar sesión

El empleo creció en 533.186 personas y el paro baja en 354.000 en 2015

La afiliación a la Seguridad Social en diciembre registró 85.000 nuevos cotizantes, el mayor incremento de la serie histórica

A un ritmo de 1.460 nuevos afiliados al día, la Seguridad Social ganó 533.186 cotizantes en 2015. La cadencia fue menor en el otro lado del mercado laboral: el paro se redujo en casi 1.000 desempleados menos diariamente, hasta sumar 354.203 en 12 meses. Estas cifras, divulgadas ayer por el Ministerio de Empleo, suponen que el mercado laboral continuó el año pasado la recuperación iniciada en 2014. No obstante, hay heridas de la crisis que siguen abiertas: el paro supera los cuatro millones, la protección frente al desempleo está en mínimos y la temporalidad, en cambio, en máximos de los últimos años.

La temporada navideña ha impulsado el empleo más de lo que lo hizo en años anteriores. En diciembre la Seguridad Social social contó con una media de 85.314 afiliados y cerró el año con 17.308.400. El comercio, la sanidad y la agricultura tiraron del mercado laboral. La pujante demanda de mano de obra del sector servicios, en su conjunto, ya la habían advertido en las últimas semanas de noviembre del año pasado las empresas de trabajo temporal y las grandes empresas dedicadas al comercio minorista, ambos colectivos vaticinaron un incremento de la contratación que se ha traducido en el mayor incremento del empleo en un mes de diciembre de la serie estadística.

También el dato de paro fue positivo en diciembre. Las oficinas públicas registraron 55.790 parados menos. El año ha acabado con poco más de cuatro millones (4.093.508). En este caso, el dato mensual no es tan bueno como en los años anteriores: justo en 2012, 2013 y 2014 los descensos fueron mayores.

El buen dato de diciembre, que sorprendió levemente a servicios de estudios privados — “mejoró ligeramente las expectativas”, admite BBVA Research, que esperaba un incremento de 76.600 afiliados— se suma a los positivos de los tres meses anteriores, en los que el ritmo de aumento del empleo se ha estabilizado en todos ellos en torno al 3,2%. De esta forma, el mercado laboral recupera en el cuarto trimestre del año el buen tono con el que acabó 2014 y comenzó 2015. “La mejora de la ocupación consolidó la tendencia positiva”, apunta los expertos de BBVA Research.

Este fenómeno no es lo habitual. En el estacional mercado laboral español, los trimestres correspondientes al otoño y el invierno suelen saldarse con destrucción de empleo. En cambio, este año, en cambio, parece que no será así. Habrá que esperar a finales de este mismo mes, cuando se conozca la Encuesta de Población Activa (EPA), el mejor termómetro sobre lo que sucede en el mercado laboral (se detecta incluso parte del empleo sumergido), para confirmar este buen tono provisional. No obstante, si sirve como ejemplo lo sucedido en 2014, cuando también la afiliación creció en los últimos meses del año, se confirmará.

También apunta lo mismo la marcha de los datos desestacionalizados, aquellos a los que a través de fórmulas matemáticas se les quitan los efectos de las temporadas turísticas o comerciales (como la navideña), campañas agrícolas (en esta ocasión la aceituna). Según estos, el mes pasado la afiliación al instituto previsor aumentó en 62.682 trabajadores cotizando y el desempleo bajó en 1.258 personas.

Pero a pesar de la recuperación del mercado laboral en los últimos dos años, no ha sanado todavía las heridas abiertas durante la Gran Recesión y el desplome laboral que se dio en España. El desempleo sigue en niveles muy altos y muchos de los desocupados están desprotegidos. Es decir, no cobran ningún tipo de prestación o subsidio procedente del Ministerio de Empleo que alivie su situación.

Menos protección

Esta afirmación la certifica el descenso continuo de la tasa de cobertura frente al paro. En noviembre, último mes con datos disponibles, se situó en el 55,25%, dos puntos porcentuales menos que en el mismo mes del año anterior. Esta tendencia se mantiene, incluso, desde antes de que comenzara la recuperación laboral y esta no ha aliviado la situación. De hecho, la cifra oficial, en realidad, no muestra una foto oficial de la realidad, puesto que computa como perceptores de ayudas a beneficiarios que según la metodología de la EPA, la más aceptada en los ámbitos científicos, no se encuentran en paro.

La reducción constante de la protección contra el desempleo supone un menor desembolso para las arcas públicas. Hasta noviembre, los servicios públicos de empleo han desembolsado 18.954 millones de euros en prestaciones y subsidios, un 16,4% menos que en los 11 primeros meses de 2014. Esto hace prever que el gasto a final de año se situará algo por encima de lo que el Gobierno preveía en los presupuestos del año próximo, en los que había un pronóstico de liquidación de 19.500 millones, cantidad que probablemente se superará con la nómina de diciembre que casi con total seguridad rondará, al menos, los 1.500 millones.

Otro de los lunares de los datos de diciembre es la fuerza que muestran los contratos temporales. Pese a que también los indefinidos crecen un 8% sobre el mismo mes de 2014, el tirón de los contratos con fecha de caducidad fue mucho mayor, un 15,8%. Esto explica que de los casi 1,6 millones de compromisos que se firmaron el mes pasado, solo el 6,8% fueran fijos.

Estas cifras, que muestran el flujo de contratación durante el mes pasado, se completan con los datos de afiliación a la Seguridad Social según el tipo de contrato. En ellas se ve como el número de afiliados con contrato indefinido, sumando los empleos a jornada completa y parcial, baja de noviembre a diciembre en casi 3.000, mientras que el total de temporales sumaban 42.000 más.

Más trabajo que en 2011

Antes de las elecciones, los balances de legislatura provisionales arrojaban un resultado: menos paro y menos empleo. Pero ahora que se conocen las cifras de diciembre de 2015 se puede hacer un balance definitivo. “La tendencia es muy buena, ya hay más personas en la Seguridad Social y menos en el paro que cuando llegamos al Gobierno”, proclamó ayer el presidente del Gobierno. Mariano Rajoy fue proclamado presidente el 20 de diciembre de 2011. Ese mes registró una media de afiliados de 17,229 millones de afiliados; el mes pasado se saldó con 17,308 millones.

Sobre la posibilidad de que la incertidumbre política afecte al empleo, el responsable de la Seguridad Social, Tomás Burgos señaló: “Es obvio que la inestabilidad política no ayuda a la creación de empleo ni a la recuperación”.

Más información