Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

General Motors invierte en Lyft

El fabricante de coches de Detroit desarrollará una red de coches autónomos con el rival de Uber

La industria del motor acelera el paso hacia los nuevos modos de transporte. General Motors arrancó así el año anunciando una alianza estratégica con la compañía Lyft, que compite con Uber en grandes ciudades como Nueva York y San Francisco con su servicio de taxi alternativo. El gigante de Detroit le inyecta 500 millones de dólares y trabajarán en el desarrollo de una red de coches autónomos.

Lyft es conocida por el bigote de color rosa chillón que los propietarios de los vehículos cuelgan en el frontal. En las últimas semanas estaba en proceso de recaudar fondos para ampliar su servicio tanto en Estados Unidos como en el exterior, que sigue siendo pequeño comparado con Uber. El objetivo era conseguir 1.000 millones de dólares. GM le aporta así la mitad, de acuerdo el anuncio.

Es el primer acuerdo de este tipo en el que se embarga un fabricante tradicional de coches, al menos por la cantidad de dinero que se moviliza. También participaron el fondo Janus Capital y la compañía japonesa de comercio electrónico Rakuten, junto al conglomerado de inversión que controla el príncipe saudí Alwaleed bin Talal. Con esta inyección de liquidez, el valor de Lyft asciende a 5.500 millones.

Lyft empezó a funcionar en el verano de 2012, aunque la compañía se fundó cinco años antes. La idea era centrarse en cubrir viajes entre dos grandes ciudades más que atender la demanda urbana. Ahora cubre 65 ciudades en EE UU. El servicio llegó a Nueva York en julio de 2014, donde tuvo grandes dificultades para desembarcar. Su aplicación para móviles funciona de una manera muy similar a la de Uber.

General Motors no es la única que servicios como Lyft y Uber serán cruciales a la hora de determinar como se desplazará la gente en el futuro. Ford Motor, por ejemplo, ya cuenta con un laboratorio en Silicon Valley que entre otras cosas se dedica a analizar los cambios en los hábitos de conducción de los estadounidenses, especialmente en los grandes centros urbanos como Nueva York o San Francisco.

Las nuevas generaciones están más abiertas a compartir un coche que a tenerlo en propiedad, lo que puede cambiar la dinámica de la industria y también del tráfico. En paralelo, grandes tecnológicas como Alphabet y Apple están desarrollando sus propios sistemas de conducción autónoma. Muestra de cómo esta tendencia toma cuerpo, el espacio ampliado que se dedicará a la feria de electrónica de consumo en Las Vegas.

Mary Barra, consejera delegada de General Motors, tiene previsto participar este miércoles en este evento donde se muestran al mundo las últimas innovaciones tecnológicas. Hacía años que el fabricante de Detroit no anunciaba una inversión tan grande en otra compañía como la que protagoniza Lyft, que ya tiene desde hace casi dos años a la china Alibaba y al activista Carl Icahn entre sus propietarios.

Los directivos de las dos empresas comparten la misma visión y auguran que la movilidad personal va a cambiar en los próximos cinco años más rápido que en el último medio siglo. Por eso GM y Lyft se concentrarán en desarrollar los programas que permitan cubrir la demanda tanto de los conductores como de los pasajeros, con vehículos que puedan operar de manera autónoma.