México se convierte en el primer país de Latinoamérica en transitar a la TDT

El país norteamericano culmina el apagón analógico tras 65 años de transmisiones

México ha dicho adiós a 65 años de historia. La señal analógica que comenzó a alimentar las televisiones en septiembre de 1950 ha dicho adiós. En ese entonces, el presidente Miguel Alemán entró a los hogares a rendir su cuarto informe de gobierno en una larga y protocolaria sesión transmitida en blanco y negro. Ese fue el arranque de la historia de le televisión en México, que hoy consigue otro hito: se ha convertido en el primer país de América Latina que apaga su señal analógica y transita a la Televisión Digital Terrestre (TDT).

El apagón analógico debía hacerse por un mandato de la Constitución, según una reforma que se hizo en junio de 2013. Meses antes, se había iniciado la carrera contrarreloj en las estaciones de dos ciudades fronterizas de Baja California, al norte del país. Fue hasta inicios de 2015 que comenzaron a apagarse las señales a lo largo y ancho de México. El primero fue el cese de transmisiones de 14 estaciones en Tamaulipas, otra entidad en la frontera. A ese primer apagón siguieron diez más, la mayoría de ellos fueron este mes de diciembre. El último se ha llevado a cabo este 31 de diciembre, donde 300 estaciones han cambiado a una transmisión digital. Desde ahora, las 537 estaciones emitirán este tipo de señales.

Existía temor de que el apagón dejara a oscuras a cientos de miles de familias pobres, que encuentran en la televisión su primera fuente de entretenimiento. Una encuesta de 2013 indicaba que el 69% de las televisiones que tenían los mexicanos en sus hogares no eran compatibles con la señal digital. El compromiso hacia la transición a la TDT ya estaba hecho, lo que puso en aprietos a las autoridades. El Gobierno arrancó un polémico programa para repartir televisiones a lo largo de todo el país. La medida fue cuestionada porque la entrega de los aparatos digitales se hizo en un año electoral donde, por cierto, ganó el PRI, el partido en el Gobierno.

Este jueves Gerardo Ruiz Esparza, el secretario de Comunicaciones y Transportes, se congratuló por el hecho de que México concluyera el salto a la era digital “en tiempo récord”. El funcionario también dijo que su ministerio entregó tres televisiones por segundo, hasta 40.000 por día, en más de 20.000 lugares del país. En total, el Gobierno regaló 9.4 millones de aparatos.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT, el órgano regulador) calcula que con la entrega de los televisores, 105 millones de mexicanos están cubiertos y podrán recibir una señal digital. El IFT ha dado a conocer que 497 estaciones y equipos complementarios de baja potencia seguirán emitiendo señales analógicas. Estas ondas, sin embargo, son marginales ya que solo llegan al 1% de la población en zonas de cobertura “alejadas, dispersas y de baja densidad poblacional”.

El IFT ha dicho que la transición a la TDT brindará a los televidentes varias ventajas. Entre ellas está una mayor oferta de canales, algunos en alta definición, mejor calidad de imagen y sonido y un menor consumo de energía. El apagón analógico también ha liberado la banda de 700 megahertz, lo que podrá ser utilizado para mejorar los servicios de banda ancha. Esa es la gran apuesta del Gobierno de Enrique Peña nieto, que pretende invertir 10.000 millones de dólares para llevar Internet a localidades rurales y de poca cobertura. En 2020, más de 6.000 millones de personas en el mundo tendrán acceso a la Red gracias a esta banda, 4.000 millones estarán en Asia y América Latina. En México, un país de 122 millones de habitantes, existen 53.9 millones de usuarios de Internet.