Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Bolsa termina 2015 con una caída anual del 7,1%, la mayor de Europa

El Ibex 35 finaliza el año en con una fuerte bajada acumulada hasta los 9.544 puntos, su peor balance desde 2011

pulsa en la foto

La Bolsa española termina el año con fuertes pérdidas. Tras dos años consecutivos al alza, el Ibex 35 despide 2015 —tras la sesión del jueves, que termina a las 14.00— en 9.544  puntos, lo que supone una caída del 7,15% desde enero y el peor balance desde 2011, cuando acumuló una bajada del 13,11%. Las cotizaciones de las mayores empresas españolas han vivido un año que ha ido de más a menos debido a las incertidumbres económicas y las tensiones geopolíticas. Mientras, el resto de plazas europeas terminan en verde o con bajadas menores.

La última jornada bursátil del año añadió más sal a la herida del Ibex: perdió el 1,01% con la gran mayoría de valores en rojo, a pesar de que solo se negociaban las acciones hasta las 2 de la tarde, tres menos que en los días normales. La fase bajista del mercado en 2015 ha venido acompañada además por un importante repunte de la volatilidad, sobre todo después de la crisis bursátil que se desencadenó en China en julio pasado. La prueba de las fuertes oscilaciones que ha vivido el parqué es que desde el máximo anual del Ibex (11.866 puntos, el 13 de abril) y el mínimo (9.291 enteros, el 24 de septiembre) hay una variación del 21%.

La renta variable española se desmarca del resto de mercados, que terminan 2015 con caídas menores a la del Ibex o, en muchos casos, con subidas. Entre las principales plazas mundiales la que ha tenido un comportamiento mejor ha sido la italiana, con una ganancia del 12,66%, seguida por la alemana (9,56%) y la francesa (8,5%). En EE UU las acciones empiezan a emitir señales de cansancio tras seis años de subidas —el mayor mercado alcista desde la II Guerra Mundial— y este ejercicio sus principales índices (Dow Jones y S&P 500) terminarán el año prácticamente en tablas. El otro gran mercado que cierra en rojo el año, aparte del español, es el británico. El Footsie 100, con gran presencia de grupos industriales y con negocios vinculados a las materias primas, se deja más del 4,9%.

ampliar foto
La Bolsa de Madrid EFE

El PIB español ha crecido en 2015 a una tasa mayor que la de la mayoría de las economías comparables, pero este contexto favorable no ha tenido reflejo en la Bolsa local. Ello se debe fundamentalmente a dos factores. El primero es el mal comportamiento del sector bancario —el que más pesa en el Ibex—, lastrado por un escenario de tipos de interés en mínimos históricos que mete presión a los márgenes financieros, y porque el mercado descuenta posibles requisitos adiciones de capital para las entidades. El segundo factor que ha penalizado a la renta variable española ha sido el mal año de las economías emergentes, principalmente las latinoamericanas donde los grupos del Ibex generan casi el 25% de sus ingresos totales.

El diferente comportamiento de la Bolsa española respecto de otros índices bursátiles agranda la brecha que se inició tras el estallido de la crisis financiera. Mientras otras plazas cotizan desde hace tiempo en niveles por encima de los alcanzados antes de la Gran Recesión, el Ibex 35 pena aún un 40% por debajo de los 16.040 puntos (máximo histórico) que alcanzó en noviembre de 2007. Las rebajas en los tipos de interés y las inyecciones de liquidez que viene haciendo el Banco Central Europeo son, en teoría, favorables a los activos de riesgo como la Bolsa. Sin embargo, los mercados cotizan expectativas de beneficios y los resultados de las cotizadas españolas, aunque crecen a un ritmo de doble dígito en tasa interanual, lo hacen menos de lo previsto al inicio del año.

Los mejores y los peores de 2015

La pérdida de tracción de las cotizaciones ha sido generalizada en el Ibex. Así, 20 de los 35 valores que componen el índice selectivo cierran el año en pérdidas. ArcelorMittal es la compañía que más cae (-56,9%), lastrada por la crisis de las materias primas, seguida por OHL (-52,4%) y FCC (-40,4%), dos constructoras que aún están haciendo la digestión de la crisis con sendas ampliaciones de capital multimillonarias. En el lado opuesto, el mejor valor del Ibex en 2015 ha sido Gamesa, con una revalorización del 109,29%, seguido de Merlin Properties, que entró en el índice hace unos días en sustitución de Abengoa y cuyas acciones rebotan un 44,2%, y de Acciona (34,1%).

Los valores de menor tamaño lo han hecho mejor que los grandes. El Ibex Medium Caps, que agrupa a las compañías de mediana capitalización, se apunta una subida del 13,75% desde enero, mientras que el Ibex Small Caps para empresas pequeñas rebota un 6,39%. El mal sabor de boca que deja el año para los inversores en renta variable española se ve compensado en parte por el pago de dividendos. Las compañías españolas han repartido este año entre sus accionistas 24.500 millones de euros. Además, la tendencia de los últimos años a retribuir mediante acciones pierde fuelle en favor del pago en efectivo.

Por último, en 2015 se ha producido el asalto definitivo de Inditex al trono de la compañía española con más valor en Bolsa. El grupo textil alcanza una capitalización de 98.766 millones de euros, frente a los 65.792 millones del Banco Santander, los 50.921 millones de Telefónica o los 42.905 millones del BBVA. La empresa fundada por Amancio Ortega y Rosalía Mera es actualmente la única española entre las 100 mayores del mundo por valor en Bolsa.

Más información