Nueva York abre la puerta a los microapartamentos de 24 metros

La ciudad de los rascacielos comienza a permitir el alquiler de minipisos de nueva construcción con rentas mensuales de hasta 3.150 dólares

Interior de un microapartamento en Manhattan

La vida en Nueva York se hace cada vez más estrecha, hasta el punto de que la mayor ciudad de Estados Unidos está empezando a experimentar con el tamaño mínimo de sus apartamentos para poder adaptar el mercado inmobiliario a unos precios desorbitados y una población cada vez más dominada por jóvenes solteros. La cuestión es si menos espacio para vivir equivale también a un alquiler más bajo. Y el primer experimento neoyorquino indica que no está tan claro, a la vista de los precios de más de 3.000 dólares por espacios de menos de 30 metros.

El mínimo legal para construir un apartamento en Manhattan es de 37 metros cuadrados. Hay miles de viejos edificios por toda la ciudad de Nueva York que incumplen la normativa local que data de 1987. Pero para levantar edificios nuevos, las normas de espacio mínimo sí rigen. Sin embargo, hace tiempo que los vecinos en el barrio de Murray Hill escuchan hablar de los microapartamentos en Carmel Place, un moderno edificio construido a base de módulos prefabricados. Los diminutos estudios que se ofrecen para alquilar tienen una superficie de entre 24 y 33 metros cuadrados.

Los pisos parecen espaciosos en las fotografías, aunque en realidad no sean mucho más grandes que un garaje o un trastero. Para poder construir este edificio, los promotores de Carmel Place tuvieron que solicitar una exención de la normativa de tamaño mínimo. “Queremos demostrar que se puede tener una vida de calidad en este espacio”, señalan desde Stage 3 Properties.

La estrechez de la vivienda se nota cuando el sofá se convierte en cama. El espacio que queda entre los pies del colchón y el mueble en el que se apoya la televisión es justo para pasar hacia el pequeño balcón. Ayuda que los techos sean altos y que haya multitud de armarios. En la cocina se las han ingeniado los diseñadores para encajar un lavaplatos. El edificio empezará a ser ocupado a comienzos de 2016.

Precios astronómicos

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, puso de ejemplo esta promoción como una opción para que los jóvenes puedan acceder a la vivienda a un precio razonable. Es una de las prioridades de su mandato. Pero no todos opinan igual al ver los precios. El precio es de 1.500 dólares mensuales (1.370 euros) para los inquilinos que puedan acogerse al programa que tiene la ciudad para el acceso a una vivienda asequible. Sin esa ayuda, el alquiler mensual se dispara a entre 2.650 y 3.150 dólares.

Es un precio muy similar al que se ofrecen por estudios en los vecindarios de la zona y que está provocando la crítica de algunos concejales, porque lo ven como un paso atrás. El temor es que este tipo de apartamentos se conviertan ahora en el mínimo para fijar el alquiler y condenar a la gente a vivir en armarios.

La idea de los micro apartamento es de Michael Bloomberg, que un año antes de dejar la alcaldía inició un programa patrocinado por el departamento de desarrollo urbano para el diseño de viviendas asequibles que se adapten a la nueva demografía de la ciudad. Los constructores y arquitectos esperan que este tipo de nuevas viviendas sirvan para cambiar las reglas de juego.

Los agentes inmobiliarios indican que cada vez hay más jóvenes que demandan este tipo de estudios, porque no se pueden pagar espacios mayores. San Francisco y Boston se encuentran entres las grandes ciudades que autorizan ya tipo de construcciones, mientras que en Seattle tratan de ponerle coto adoptando nueva legislación. El 28% de los hogares en EE UU están integrados por una sola persona.

Más información