Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas da luz verde a la legislación sobre las redes de fibra

La norma que obliga a Telefónica a compartir su infraestructura excepto en 34 municipios entrará en vigor en el primer trimestre de 2016

Dos operarios trabajan en la red de fibra optica, en la Gran Via de Barcelona.
Dos operarios trabajan en la red de fibra optica, en la Gran Via de Barcelona.

La Comisión Europea (CE) ha aprobado sin objeciones el proyecto sobre la regulación mayorista de banda ancha aprobado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que obliga a Telefónica a compartir su red de fibra con sus competidores en toda la geografía española excepto en 34 municipios, informaron en fuentes de la negociación.

Tras la luz verde de Bruselas, la propuesta definitiva de la CNMC entrará en vigor en primer trimestre de 2016, una vez que se reciban los informes no vinculantes de los ministerios de Industria y de Economía.

La Comisión Europea era el único organismo con capacidad para vetar o modificar la propuesta realizada por el pleno de la CNMC, aunque éste puede introducir cambios en la redacción definitiva de acuerdo al resto de informes. De hecho, Competencia tiene previsto ampliar el número de municipios en los que Telefónica no estará obligada a alquilar su red de fibra a los rivales, hasta el entorno de los 50, con datos de despliegue puestos al día a 30 de junio de 2015.

La CNMC ya amplió el número de municipios donde no habrá restricciones respecto a su propuesta inicial de diciembre de 2014, siguiendo el criterio de quee para no exigir que se comparta la red en una población deben existir en la misma al menos tres infraestructuras de fibra óptica o de cable, con una cobertura mínima del 20%, que asegure una suficiente competencia.

Los municipios donde ni Telefónica ni ningún otro operador tendrán que compartir su red de fibra o de cable suponen el 26% del total de la población y son los siguientes: Alicante, Almería, Badalona, Barcelona, Cornellà de Llobregat, Granollers, Hospitalet de Llobregat, Sant Adrià de Besòs, Santa Coloma de Gramenet, Cerdanyola del Vallès, Burgos, Córdoba, Granada, Huelva, Lleida, Alcalá de Henares, Alcorcón, Coslada, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Madrid, Móstoles, Parla, Pinto, Torrejón de Ardoz, Málaga, Sevilla, Mislata, Tavernes Blanques, Valencia, Vigo, Valladolid y Zaragoza.

Telefónica se ha mostrado contraria a la nueva regulación porque no incentiva la inversión y ha avisado que pondrá en revisión los planes de despliegue de red en determinadas zonas geográficas, lo que puede dar lugar a la paralización de inversiones millonarias. La operadora que preside César Alierta anunció en septiembre pasado un plan de extensión de la red fibra con una inversión adicional de en torno a 1.400 millones de euros, para pasar de los actuales 14 millones de hogares desplegados que ya pueden contratar la fibra a 28 millones en 2020. La operadora lidera el mercado de la fibra con dos millones de clientes.

En el otro bando, tanto Vodafone como Orange consideran que, en líneas generales, la nueva regulación favorece la competencia y la inversión en redes de fibra óptica, pero piden que se vigile los plazos y la letra pequeña de la regulación, y los precios mayoristas que deben pagar para usar la red de Telefónica.

Más información