Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las aseguradoras pagarán un 16% más por accidentes de tráfico

La indemnización por muerte se eleva un 50% y un 35% por lesiones con secuelas, pero pueden subir los precios de los seguros

Desde el 1 de enero, las aseguradoras elevarán un 16% de media las indemnizaciones por accidentes de tráfico, lo que supondrá unos 400 millones más de gasto. La entrada en vigor de la nueva Ley del baremo de accidentes incrementa el pago por fallecimiento un 50% y las lesiones con secuelas un 35%, aunque bajarán las incapacidades temporales un 2%, según el Consorcio de Seguros. Se acaba con una obsoleta norma de 1995 y la nueva reconoce derechos a las familias monoparentales, hijos de otros matrimonios, etc. Las indemnizaciones se sitúan en la media europea, pero las aseguradoras admiten que podrían elevar los precios.

Si el destino le tiene reservado un accidente de tráfico, mejor que llegue después de las campanadas de Nochevieja. La diferencia de la indemnización que recibiría es importante, gracias a la nueva legislación que ha costado cuatro años de negociación. Arrancó en 2011, al final de la legislatura del presidente Zapatero, y se ha aprobado el último año del Gobierno Rajoy, en el verano pasado.

José Pérez Tirado, presidente de la Asociación de Víctimas de Tráfico, admite que ha sido un proceso larguísimo, “pero al final se ha conseguido el consenso de todos los partidos políticos, las víctimas, las aseguradoras y representantes del poder judicial”. Tirado no oculta el orgullo por la obra lograda, pero admite que es un sistema mejorable. Citando el presidente de la Comisión de Expertos, Miquel Martí, añade: “Nos hubiera gustado dar tres pasos más, pero los dos que hemos dado han sido de gigante”. “Gracias a esta ley, si yo falleciera en un accidente, estoy convencido de que mis hijas podrían seguir sus estudios en un colegio privado. Con los baremos de antes, no”, añade este experto abogado.

Nuevos beneficiados

A partir de 2016, por primera vez tendrán derecho a indemnización, entre otros, los hermanos mayores de edad, las parejas estables, los menores que conviven en grupos familiares aunque no sea con sus auténticos padres, las parejas del mismo sexo, las amas de casa, etc. Se tendrá en cuenta el lucro cesante, es decir, lo que se deja de ganar según tu nivel salarial por las lesiones del accidente, recuerdan en la patronal del seguro, Unespa.

También se ha modificado la forma de cubrir los gastos de los lesionados: hasta ahora solo se pagaba una prótesis. En el futuro se incluirán hasta cinco prótesis porque se entiende que hay que reponerla con el paso del tiempo cuando las lesiones son duraderas. También se establece que la Seguridad Social cobre no solo los gastos de estabilización del accidentado, sino también los que se generan con el paso del tiempo como consecuencia del siniestro.

Según los datos que ha calculado el Consorcio de Seguros, este nuevo sistema y la siniestralidad esperada, las aseguradoras gastarán 1.771 millones en 2016, un 16,2% más que en 2015. Si cayera el número de accidentes, esta cifra podría rebajarse hasta los 250 millones.

¿Quién pagará esta mejoría? Tirado dice que confía en que las aseguradoras “apliquen una subida prudente de las taritas, casi testimonial. En 1995 había 4.000 fallecidos. Ahora se ha reducido a unos mil. Esta bajada de siniestralidad ha beneficiado a las compañías por lo que ahora espero que soporten el mayor gasto”.

Pero el sector no lo ve igual. El beneficio hasta septiembre ha caído tres puntos frente al mismo periodo del año anterior, con un descenso de la rentabilidad en 0,21 puntos.

¿Subirán los precios del seguro de coches? Según Esteban Tejera, vicepresidente de Mapfre, es críptico en sus declaraciones. Comenta que dependerá de “cada cliente y cada compañía”, y que “en nuestra cartera no se pueden esperar reacciones bruscas”, sin más concreciones.

Otro de los líderes del sector, Mutua Madrileña, apunta: “Es indudable que el aumento de las indemnizaciones puede afectar a los márgenes de algunas aseguradoras y, en especial, a las que tienen una menor dimensión y capacidad económica-financiera. Habrá compañías con mayor prima media que podrán asumir los cambios sin modificar sus primas o que lo harán ligeramente, de forma que apenas lo noten sus asegurados. Mutua tratará de absorber, en la medida de lo posible, el incremento de las indemnizaciones”.

Otras de las grandes del sector, que piden el anonimato, confirman que “ya se están haciendo ajustes técnicos en los precios ante el incremento de las indemnizaciones”.

Algunos expertos creen que las aseguradoras más fuertes pueden intentar aguantar sin subir precios si las más débiles se ven obligadas a elevar las tarifas. “Será una forma de ganar cuota de mercado, ahora que hay firmas que lo están pasado mal”, apuntan. Estas fuentes hacen cálculos de lo que hubiera supuesto gastar 400 millones más en las cuentas prevista para 2015: “Podría absorber más de la mitad de las ganancias”, se lamentan.

Ahora el reto es la aplicación del baremo en el día a día. Tirado recuerda que la Comisión de Expertos hará un seguimiento para ver cómo se aplica el nuevo baremo. Abogados, jueces y fiscales están recibiendo cursos para explicarles las nuevas normas. “No es el mejor baremo de Europa; está por debajo de lo que se paga en el Reino Unido o en Alemania, pero también son países más ricos que nosotros. Está en la media europea. Hasta ahora estábamos muy por debajo. Y el sector lo sabe”, sentencia Tirado. Habrá que estar atento a las tarifas.

Más información