FCC aprueba una ampliación de capital de 700 millones de euros

Esther Koplowitz y Carlos Slim suscribirán la operación, que garantizará el empresario mexicano en caso de que no se consigan todos los fondos

Ampliar foto
Oficina de FCC en el centro de Madrid.

El consejo de administración de FCC ha aprobado una ampliación de capital de 709,5 millones de euros con la emisión de 118,25 millones de acciones nuevas a un precio de 6 euros, según ha notificado la compañía en un comunicado al regulador bursátil. Los dos máximos accionistas del grupo, Carlos Slim y Esther Koplowitz, se han comprometido a cubrir su parte en la ampliación, directa o indirectamente, con lo que no verían diluida su participación. Además, el magnate mexicano, máximo accionista con el 25,6% del capital, se compromete a garantizar la ampliación en caso de que no se suscriban todos los fondos. 

La finalidad de la operación es reducir deuda y poder acudir a su vez a comprar acciones en la ampliación de capital que realizará Realia, y apoyar financieramente a Portland Valderrivas.

FCC lanzará su ampliación por un importe superior al inicialmente previsto (de entre 400 y 600 millones) y un año después de cerrar otra macroampliación de 1.000 millones de euros con la que Slim entró en su capital. Los accionistas tendrán derecho de suscripción preferente.

Esther Koplowitz, dueña del 22,4% e Inversora Carso, el vehículo inversor de Slim, "han manifestado al consejo de administración de la sociedad sus compromisos de suscribir, directa o indirectamente, la totalidad de las acciones que les corresponderán en el ejercicio de sus derechos de suscripción preferente", ha avanzado la firma. En el caso de que los actuales propietarios no compren las acciones que les correspondan, será la firma de Slim la que asuma "las acciones sobrantes".

La empresa ha explicado a la CNMV que la ampliación de capital tiene como principales objetivos "el reforzamiento de la estructura de capital"  y la reducción del nivel de endeudamiento, es decir, que irá a amortizar un tramo de deuda de unos 500 millones de euros pendiente. En concreto, ha apuntado que los fondos obtenidos se destinarán a la recompra a descuento de deuda derivada del tramo B del contrato de financiación; a apoyar financieramente a la filial Cementos Portland Valderrivas; y a acudir al aumento de capital anunciado por Realia Business por 87 millones de euros el pasado 10 de noviembre de 2015.

FCC limite que la ampliación salga adelante a una condición: el compromiso de las entidades que la financian a proceder a la venta, con un descuento de, al menos, un 15%, "de una cantidad mínima de deuda derivada del denominado tramo B del contrato de financiación que entró en vigor el 26 de junio de 2014". Es decir, que si los bancos no admiten que esta ampliación se destine en parte a reducir el endeudamiento obteniendo a cambio un descuento, no la llevarán adelante.