Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La presión fiscal subió en España en 2014 más del doble que en la OCDE

Es el país donde más bajó en crisis el nivel de impuestos sobre el PIB, pero las cifras se recuperan a marchas forzadas en los últimos años

España recaudó por impuestos en 2014 el equivalente al 33,2% del PIB, según la OCDE. Este dato supone un incremento de 0,5 puntos en la presión fiscal respecto al año anterior. El aumento es casi el doble que el registrado en la OCDE, el foro de los países más industrializados, un 0,3. No fue el país en que más aumentó. Le superó con mucha diferencia Dinamarca, donde la recaudación creció en 3,3 puntos sobre el PIB. El país nórdico se convirtió en el único país del club en que la presión superó el 50% sobre toda su economía.

España fue, junto a Islandia, el país de la OCDE en que la presión fiscal más cayó con la llegada de la crisis. El máximo se marcó en 2007. El estado recaudó en impuestos el 36,5% del producto interior bruto (PIB) en impuestos y cotizaciones. Dos años después ingresó el 29,8%. Desde entonces, las arcas públicas se han ido recuperando, pero todavía están a mitad del camino perdido en los dos primeros años de la crisis. En Islandia, en cambio, ya ha regresado al nivel que tenía en 2007, según el informe que divulgó este jueves la OCDE el peso de los impuestos en la economía de los países miembros con datos provisionales de 2014.

En ese documento, que mide la recaudación pública tomando impuestos directos e indirectos y cotizaciones sociales y dejando fuera los ingresos de las empresas públicas y varios tipos de tasas, se observa que el incremento registrado en España en 12 meses, 0,5 puntos porcentuales, supera en más de dos veces el del conjunto del club que dirige el mexicano Ángel Gurría. No obstante, hay países en que el salto ha sido bastante mayor en solo un año.

Uno de estos países es, precisamente, Islandia, donde el salto ha sido en apenas una docena de meses de 2,7 puntos. Hoy otro con un aumento mayor, Dinamarca. En el país nórdico, el incremento fue de 3,3 puntos. Esta subida supone que Dinamarca supera el 50% de presión fiscal, situándose en el 50,9%.

Francia y Bélgica, por encima del 40%

Esta tasa se sitúa muy por encima de la registrada en el conjunto de países de la OCDE, donde hay un 34,4% de media. También superan esta presión países como Francia (45,2%) o Bélgica (44,7%). Hay otros cuatro que se sitúan en este pelotón de cabeza superando los 40 puntos de presión fiscal: Austria, Finlandia, Italia y Suecia.

Muy lejos de este grupo se sitúan los dos países latinoamericanos que son miembros del club, México y Chile. En ambos, la recaudación de los impuestos se sitúa por debajo del 20% del PIB. En el primer caso, asciende al 19,5%; en el segundo, un poco más, el 19,8%. Por encima, aparecen Corea del Sur (24,6%) y Estados Unidos (26,6%) e Irlanda (29,9%).

El resto de países miembros se sitúan en una presión fiscal que está entre los 30 y los 40 puntos sobre el conjunto de su economía. Entre ellos, está España con ese 33,2%.

Por lo que respecta solo a las cotizaciones sociales, los datos de 2013 (últimos disponibles) muestran que el mayor peso se da en Francia. En este punto Dinamarca cae a lo más bajo de la tabla puesto que en este país las pensiones se financian con impuestos.

Más información