Así son los nuevos probadores de Zara con iPad incorporado

La tienda de San Sebastián instala tabletas en los vestidores que permiten al cliente cambiar tallas y elegir conjunto

Una mujer se prueba una prenda en un vestidor dotado con tableta, en Zara SanSebastián.

El último grito del universo Zara es el probador multimedia. Es un paso adelante que el gigante textil quiere dar en la atención al cliente a través de las nuevas tecnologías. La compañía ha instalado unas tabletas táctiles en los vestidores de su tienda principal de San Sebastián que permiten al comprador cambiar tallas o elegir conjuntos sin salir del vestuario. Hoy es un experimento; pronto puede ser una realidad en los 2.055 establecimientos Zara del mundo.

Cuando el cliente llega a la sala de probadores, una dependiente escanea todas las prendas que ha elegido y automáticamente son reconocidas en la tableta del vestidor que se le asigna. “Una vez dentro”, explica una empleada, “el cliente puede indicar a través de la pantalla si quiere cambiar la talla, el color de la prenda o seleccionar otro modelo”. Su orden la recibe una dependienta, que sirve el nuevo pedido sin necesidad de que el cliente abandone el probador.

Zara ha elegido la tienda que tiene en el centro de San Sebastián —un edificio de cuatro plantas, de los mayores de España— como banco de pruebas de esta novedosa iniciativa tecnológica.

Las pantallas táctiles se instalaron el pasado jueves, según confirmó ayer el personal de la tienda donostiarra: “Ese día apenas estuvieron operativas y hubo que desconectarlas al día siguiente por el black friday”. El aluvión de compras que se esperaba esa jornada de rebajas recomendó apagar los dispositivos. Ayer volvían a estar encendidos, aunque su funcionamiento es aún “provisional”, aseguró una empleada. Por ahora, los aparatos —unos 40— solo están colocados en los probadores de la sección “mujer”.

Las tabletas están sujetas a la pared y permiten interactuar con la dependienta: “Se facilita la elección de la ropa y se puede acortar la espera en los probadoras”, asegura la misma dependienta. La aplicación también está preparada para sugerir al comprador prendas que combinan con su elección. Una joven asidua de Zara opina “puede resultar más cómodo de esta manera, porque no será necesario salir de la cabina cada vez que se solicita una prenda nueva”.

No es un capricho que la compañía textil haya elegido San Sebastián como laboratorio. Es uno de los establecimientos más concurridos de Zara en España, muy frecuentado por el público francés, sobre todo. Se inauguró en mayo de 2014 tras una ampliación y reforma integral, y fue la tienda de Zara que más vendió en todo el mundo durante la reapertura. Si los resultados del test son favorables, la firma de Inditex extenderá el sistema a nivel global.

La colocación de este sistema en los probadores permitirá a Zara, además, llevar "un mayor control de las prendas" y reducir "en lo posible" los robos, explica una empleada. "Todas las prendas que entran en los probadores serán detectadas por un lector de alarmas y se cargarán en la aplicación de la tableta. Al salir, el cliente deberá pasar por el mismo escáner para comprobar que devuelve el mismo número de artículos". Los hurtos se han convertido en una plaga en las tiendas de la compañía. Esta misma semana, en Zara de un municipio de Gipuzkoa fueron robadas 120 prendas en solo dos días.