Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda ultima la norma para que las empresas informen del IVA

Las compañías remitirán sus facturas y recibos al fisco en tiempo real. El Gobierno aprobará el real decreto que regula el suministro instantáneo de información en las próximas semanas

El director General de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez. EFE

La norma que regula el nuevo sistema por el cual las grandes empresas deberán informar de sus facturas y recibos en tiempo real a la Agencia Tributaria —tendrán que aportar los datos de las facturas en menos de cuatro días— está a punto de ver la luz. El Ministerio de Hacienda aprobará en las próximas semanas el real decreto con el reglamento del Suministro Inmediato de Información (SII), el mecanismo que permitirá transmitir esta información de forma automática. Las empresas que facturen más de seis millones de euros, unas 62.000 sociedades, tendrán la obligación de acogerse a este sistema a partir de 2017.

En realidad el sistema consiste en un cambio en la gestión del IVA que pasará de llevarse a través de un nuevo sistema de libros de registros del IVA a través de la sede electrónica de la Agencia.

Con la información que remitan la Agencia Tributaria podrá elaborar un borrador, al estilo del del IRPF,  para simplificar las liquidaciones mensuales o trimestrales del IVA. Este mecanismo también permite que en caso de irregularidades o diferencias con las liquidaciones, los conflictos entre las empresas y Hacienda se resuelvan de forma más rápida. En la actualidad, las compañías reciben las inspecciones del IVA liquidado hace tres años. "Se acercarán las labores de control al momento en que se producen las operaciones gracias al conocimiento en tiempo real que tendremos de las transacciones comerciales", explicaron en la Agencia Tributaria hace un año cuando anunciaron su intención de establecer este sistema.

El proyecto está pendiente del dictamen del Consejo de Estado. Está previsto que este órgano consultivo emita su opinión en los próximos días. Hacienda aprobará la norma en cuanto se cumpla este trámite.

"Los sistemas de obtención de información por parte de la Agencia son cada vez más sofisticados, por lo que es fundamental que las empresas dispongan de la mejor información fiscal posible", explica Javier Sánchez Gallardo, socio del área de tributación indirecta de KPMG Abogados.

La Agencia Tributaria ha puesto en marcha un programa piloto para que las empresas que deseen puedan experimentar con el sistema. Algunas de las grandes empresas españolas ya han mostrado su interés aunque la complejidad para cambiar los programas informáticos hace que aún no esté definido el grupo de empresas que participarán en este programa.  Aún se están desarrollando los modelos para que la interconexión electrónica con el fisco sea lo más eficiente posible para que no se produzcan errores (los más comunes son los de transcripción y las erratas en el NIF pero también los puede haber errores por el tipo de IVA que se aplica a una determinada operación).

Las empresas que estén obligadas a conectarse a este sistema tendrán que suministrar de forma electrónica los libros registros de facturas expedidas, de las recibidas, de los bienes de inversión y de determinadas operaciones intracomunitarias.

Según el borrador del proyecto, las firmas que se acojan al sistema, es voluntario, deberán informar sobre todos los detalles de las facturas normales, las simplificadas o tique de caja, incluido la identidad del comprador y se prohíbe agrupar recibos. Pero aún está abierta la posibilidad de que puedan hacer unos asientos resumen. Este es uno de los puntos más polémicos de la norma porque obligaría, por ejemplo, a las grandes superficies a informar sobre la identidad de cada uno de sus clientes por pequeñas que sean las compras. Por eso, no está descartado que finalmente se permita aportar un asiento resumen tal y como se permite actualmente en los libros registros tradicionales.

El mecanismo permitirá agilizar las devoluciones que reclaman las empresas, facilitar a los contribuyentes un borrador de la liquidación de IVA o proporcionar los datos fiscales y, también, realizar las actuaciones de comprobación de manera más eficiente.

Más información