Selecciona Edición
Iniciar sesión

Abengoa presenta el preconcurso de acreedores

La multinacional andaluza se deja un 40% en Bolsa. La empresa pide a los bonistas que se unan para una negociación

Vista de la planta solar de Abengoa en Sanlúcar La Mayor (Sevilla). foto:P. Puentes / vídeo: atlas

La dirección de Abengoa ha presentado este jueves el preconcurso oficial de acreedores en un juzgado de Sevilla y ha convocado a los entidades financieras acreedoras para comenzar a negociar los términos de un acuerdo que pueda evitar la suspensión de pagos definitiva. El proceso está regulado por el artículo 5 bis de la Ley concursal. Este artículo establece un plazo de tres meses, más uno adicional, para que la empresa negocie un acuerdo extrajudicial con los acreedores financieros. En realidad este era un paso meramente formal después de que la empresa anunciara ayer que iniciaba los pasos para emprender el preconcurso.

Abengoa ha enfilado el pedregoso camino para protagonizar el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española. Mientras tanto, los títulos de la compañía de renovables andaluza siguen en caída libre. En la sesión de este jueves, su último día de cotización en el selectivo español, el Ibex 35, el descenso ha sido de un 40%. De hecho, los títulos de la compañía sevillana, que ayer ya se habían hundido un 54%, no iniciaron su cotización a las 9.00 horas al haberse extendido el periodo de subasta por exceso de órdenes de venta.

Negociaciones con los bonistas

Mientras busca a la desesperada un acuerdo con los bancos acreedores o un nuevo socio con el que compartir la pesada carga de su deuda, la compañía ha pedido a los bonistas que se agrupen en un comité para poder renegociar la deuda. "El comité es necesario para poder gestionar los compromisos de forme eficiente", asegura la compañía.

Las malas noticias y las dudas crecen en paralelo en torno a Abengoa. La empresa informó este miércoles al supervisor bursátil estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés) en un comunicado que Javier Garoz, el máximo responsable de Abengoa Yieldco,  la filial del grupo andaluz en EE UU que cotiza en Nueva York, abandona el grupo, según adelantó la agencia Bloomberg. La sociedad no ha explicado los motivos de la salida de Garoz, que ha sido sustituido por Santiago Seage, el actual consejero delegado de Abengoa. A su vez, Seage deja la presidencia, que pasa a ser ocupada por Daniel Villalba.

La delicada situación que atraviesa la empresa ha provocado el temor en los acreedores, que se enfrentan a una elección desagradable de vender a pérdidas o esperar a una eventual negociación en una supuesta liquidación con la empresa de energía renovable.

Los bonos de Abengoa fueron algunos de los valores más negociados ayer en Europa. "Muchos tenedores de bonos están vendiendo ahora", asegura Stuart Stanley, gerente de fondos de alto rendimiento de Invesco Asset Management basado en Londres. "Si nadie está dispuesto a intensificar sus posiciones. Entonces, ¿quién va a ayudar a Abengoa? Ahora mismo, la empresa necesita un caballero blanco".

Mientras la empresa trata de gestionar su riesgo y la delicada situación que le aboca al mayor concurso de acreedores de España, por delante del de Martinsa Fadesa, las autoridades tratan de encontrar una solución.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha manifestado este jueves que espera que Abengoa sea capaz de salvarse, si bien recuerda que el problema afecta a una empresa privada y el Gobierno "no está en el momento" en el que poder "meter capital en una empresa y otra". "Lo deseable es que se llegue a un acuerdo" y "el Gobierno está muy atento y siguiendo los pasos que se están dando", afirmó Soria en una entrevista con TVE.

En todo caso, expresó su deseo de que Abengoa pueda superar la actual situación, ya que se trata de "una empresa de referencia en España" en el ámbito de la energía y de las renovables, con 27.000 empleados y tres cuartas partes del negocio fuera de España. La situación actual, indicó, "no prejuzga que se llegue a un concurso, ya que ahora se abre una etapa de tres meses o cuatro meses para que se pueda llegar a un acuerdo con los acreedores o, de lo contrario, se pase a concurso de acreedores".

Por su parte, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, garantizó este jueves la colaboración del Gobierno de España en la búsqueda de una solución "de futuro" para Abengoa y ha pedido a las administraciones públicas y a todos los implicados en la búsqueda de la misma que "negocien y dialoguen hasta la extenuación".

Báñez ha precisado que el Gobierno "desde el primer momento lo que quiere es ayudar en ese diálogo y en esa búsqueda de una solución para la compañía", una multinacional española "de primer nivel", una compañía andaluza "muy importante, no sólo por el numero de trabajadores que tiene, que nos preocupa, sino porque es una de las punteras en innovación en nuestra tierra".

Más información