Abengoa se hunde un 54% abocada al mayor concurso de acreedores

El comité asesor técnico expulsa a la empresa del Ibex tras el desplome causado tras el rechazo de Gestamp a entar en su capital y las dudas sobre su viabilidad

Una torre de Abengoa en Sanlucar la Mayor (Sevilla). Marcelo del Pozo (reuters) | Atlas

Abengoa se precipita a la mayor suspensión de pagos de la historia empresarial española tras romperse las negociaciones para la entrada de Gestamp en su capital. El grupo andaluz, con una deuda financiera bruta de 8.903 millones y un pasivo exigible total de casi 25.000 millones, se halla en situación de preconcurso de acreedores, que solo evitará si logra un acuerdo con las entidades financieras. La sociedad, que emplea a más de 28.000 personas y está presente en 80 países, se desplomó este miércoles en Bolsa un 53,85%, pasando a tener un valor de 406 millones. Tras esta caída, fue expulsada del Ibex 35.

No lo resistió. A las pocas horas de que Gestamp retirase su oferta de compra y tras una larga reunión de madrugada con la presión de los acreedores, Abengoa tiró la toalla. La sociedad explicó en un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que “continuará el proceso de negociación con sus entidades acreedoras con la finalidad de alcanzar un acuerdo que garantice la viabilidad financiera de la misma al amparo del artículo 5 bis de la Ley Concursal, que es intención de la sociedad solicitar a la mayor brevedad”. Es decir, que está en vías de acogerse al preconcurso de acreedores.

ampliar foto
Evolución de la cotización de Abengoa en el último año. BLOOMBERG

Se abre ahora un periodo de tres meses, prorrogable otro más, para negociar con los acreedores, entre los que destacan el Santander, HSBC y Crédit Agricole, y salvar al grupo. El Estado, a través del ICO, Bankia (controlada por el FROB) y el CESCE, tiene una exposición de unos 700 millones.

Antes, el supervisor bursátil había decidido suspender cautelarmente la cotización tras conocer la retirada de Gestamp. Una vez reanudado, el valor experimentó una pérdida inmediata del 69%. Al cierre de la sesión, el título valía 42 céntimos, un retroceso de casi el 54% sobre el día anterior, con una capitalización bursátil de 406 millones, más de la mitad del día anterior. Desde julio ha perdido el 85%. En consecuencia, la firma fue expulsada del selectivo Ibex.

De confirmarse el concurso, sería el mayor en la historia empresarial de España, por delante del protagonizado en 2008 por Martinsa Fadesa. Abengoa tiene una deuda bruta acumulada de 8.903 millones, según los datos a 30 de septiembre pasado. Martinsa suspendió pagos con 7.000 millones. Además, la multinacional andaluza tiene pendiente una deuda con proveedores de 5.469 millones y su pasivo total, sin contar los fondos propios, alcanza los 24.740 millones.

Cerca de 29.000 empleados

La empresa controlada por la familia Benjumea, que emplea a 28.668 trabajadores (6.871 en España), había puesto en marcha un plan para reducir la deuda, consistente en desinversiones por 1.200 millones —ya se había deshecho de las filiales Telvent y Befesa— y negociar una ampliación de capital con los acreedores por 650 millones, de los que 456 se comprometieron a suscribir HSBC, Santander y CA; el resto lo haría la familia a través de Inversión Corporativa. Ha logrado reducir la deuda bruta en 1.371 millones sobre finales de 2014 y la neta consolidada de 7.225 a 6.283 millones.

En paralelo y por exigencia de la banca, Felipe Benjumea abandonó la presidencia, que pasó al secretario general técnico, José Domínguez Abascal, tras analizarse la opción de Javier Monzón, expresidente de Indra, a propuesta del Santander. Al tiempo, los Benjumea limitaban sus derechos de voto al 40%, cuando poseen el 57% del capital. La firma decidió suspender el pago de dividendo mientras no recuperara la calificación, reducida este miércoles a una situación cercana a la insolvencia por Fitch.

Luego llegó el interés de Gestamp, que se rompió irremisiblemente la tarde del martes. El grupo vasco había alcanzado un acuerdo para entrar en el capital, haciéndose con un 28% de las acciones, y desembolsar unos 350 millo1nes tras una ampliación de capital y una aportación ad hoc. La empresa de la familia Riberas había solicitado a la banca un crédito de entre 1.000 y 1.500 millones, pero la oposición de los acreedores, sobre todo las entidades internacionales, ha llevado al traste la operación.

La situación de Abengoa marcó la agenda del día. El ministro de Industria, José Manuel Soria, se mostró optimista sobre un acuerdo para la “salvación” de la empresa. La titular de Empleo, Fátima Bañez, pidió diálogo y negociación para buscar una solución que mantenga el empleo y cree riqueza. El presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, manifestó, sin concretar, que tiene información que le permite asegurar que la situación de Abengoa se va a resolver. El consejero andaluz de Economía, Antonio Ramírez de Arellano, expresó la “preocupación” de la Junta por el posible impacto en el empleo, lo que también subrayaron los sindicatos.

Más información