Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indra traspasó su avión privado ‘secreto’ a Cristiano Ronaldo

La empresa tecnológica destituye a su presidente de honor Javier Monzón, que usaba el jet privado sin permiso del consejo

Así es por dentro el avión que ha adquirido Cristiano

Indra ha traspasado al jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo el avión que estaba utilizando el expresidente de la compañía Javier Monzón, quien lo había contratado cuando ocupaba el cargo sin permiso ni conocimiento del consejo de administración de la compañía, cuyo principal accionista es el Estado a través de la SEPI, informaron en fuentes solventes.

La operación se ha realizado mediante el traspaso de un contrato de leasing -sistema de alquiler con opción de compra al término el contrato- con lo que Indra se ahorra el pago anual (millonario) de los costes del arrendamiento en exclusiva del aparato, informaron en fuentes de Indra. No obstante, la prensa portuguesa informó que Ronaldo había comprado el avión por 19 millones de euros, por lo que, el jugador ha podido ejercer la opción de compra una vez que Indra le traspasó el leasing.

El aparato es un Gulfstream G200, de 19 metros de longitud, y está equipado con baño, vestuario, acceso a Internet, teléfono, fax, cocina equipada con todo tipo de lujos, lector de CD y DVD. Cristiano ya estrenó el avión y lo hizo cuando viajó a Londres para el estreno de la película sobre su vida a donde acudió acompañado de su hijo, su madre y su representante, según el diario luso Correo da Manha.

La revelación del traspaso del avión se produce después de que el consejo de administración de Indra destituyera el pasado miércoles, día 18, a Monzón como presidente de honor al entender que había ocultado información sobre la verdadera situación financiera de la empresa, lo que ha obligado a reformular las cuentas de la misma de 2014 y 2015 al nuevo equipo gestor encabezado por Fernando Abril-Martorell, aflorando pérdidas de 687 millones de euros.

El asunto del avión privado es la gota que ha colmado el vaso, ya que Monzón firmó este contrato y utilizaba asiduamente la aeronave para sus desplazamientos, sin la aprobación ni siquiera el conocimiento del consejo de administración. Es más, Monzón incluso negó a varios consejeros la existencia del mismo, según fuentes de este organismo.

Monzón fue relevado como presidente ejecutivo de Indra, cargo que había ocupado 22 años, el pasado 29 de enero, una vez que había perdido la confianza del principal accionista, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), propiedad del Estado. Sustituido por Abril-Martorell como presidente ejecutivo, Monzón fue nombrado presidente de honor por unanimidad del consejo, un cargo no remunerado. Además, recibió una indemnización de cerca de 16 millones de euros.

Más información